Carlos Delgado Altieri

Punto de vista

Por Carlos Delgado Altieri
💬 0

¿Cómo proteger a la UPR?

La educación es la herramienta más poderosa para combatir la desigualdad y la pobreza. Por lo tanto, la Universidad de Puerto Rico sería nuestra mayor herramienta para un desarrollo económico fuerte y sostenible. Sin embargo, la administración del PNP y la Junta de Supervisión Fiscal no lo han entendido así y continúan viendo a nuestra Alma Mater en la partida de gastos del Fondo General.

Un nuevo recorte de 71 millones de dólares, adicionales a los 331 millones en recortes previos, amenaza a nuestro primer centro docente con el cierre de recintos, un aumento en la matrícula a todos los niveles o, en el peor de los escenarios, ambas alternativas. Entonces ¿cómo protegemos la UPR?

Primero, debemos dejar establecido que el PPD siempre ha reconocido y defendido que la UPR no es un gasto sino una inversión. Estudios sobre el impacto socioeconómico de la Universidad de Puerto Rico han revelado que, a corto plazo, el sistema de la UPR impacta positivamente el volumen de empleos, los salarios de dichos empleos y los recaudos del estado. 

A largo plazo, el sistema de la UPR aporta mayor valor a nuestro capital humano, al cuidado de la salud (brindando facilidades médico-hospitalarias y educativas), a la creación de capital científico (dónde el 73% de la producción de conocimiento científico entre 1999 y 2014 es atribuido directamente al sistema), tecnológico y creativo e incrementa la base productiva en Puerto Rico. 

Por lo tanto, es fundamental darles un giro a los recintos de la UPR enfocándolos como custodios del conocimiento de nuestro país y polos de desarrollo económico de la región en donde se encuentran sus once recintos.

Segundo, allegamos más recursos al sistema de la UPR haciendo que la empresa privada y hasta el propio gobierno utilice y pague a la UPR por servicios que hoy son contratados externamente, estableciendo alianzas, por ejemplo, para la capacitación a empleados públicos y privados, el establecimiento de incubadoras de negocios para el desarrollo de pequeñas y medianas empresas, entre otros programas e iniciativas.

Resulta muy fácil tomar la decisión de cerrar recintos como los de Utuado, Humacao, Aguadilla o Cayey, desde la comodidad de un frío escritorio en Río Piedras. Sin embargo, su efecto sería en detrimento de nuestra educación pública y de la economía del país y de cada región donde ubican estos recintos.

Otras columnas de Carlos Delgado Altieri

miércoles, 30 de octubre de 2019

Detengamos el germen de la corrupción

Nuestro país no aguanta más este virus de la corrupción que se propaga según las acciones de sus gobernantes hacia las bases de la democracia, escribe Carlos O. Delgado Altieri

domingo, 13 de octubre de 2019

Un problema socioeconómico

Carlos Delgado Altieri propone la moratoria en la otorgación de permisos de construcción cerca de zonas marítimo-terrestres, la revisión del plan de uso de terrenos y la revisión de leyes para hacer frente a los efectos del cambio climático

💬Ver 0 comentarios