María Calixta Ortiz

Punto de Vista

Por María Calixta Ortiz
💬 0

Cómo proteger al personal de salud del coronavirus

Nada debe preocupar más a un país que sus hospitales no tengan un plan efectivo de prevención y rotación que proteja la salud de su personal que atendería una eventual epidemia de Covid 19. También preocupa bastante que los dirigentes de salud pública de ese país despachen las alertas a la ligera por la distancia del epicentro de los casos en China.

Recientemente, un whistle-blower puso en entredicho las medidas de seguridad para el equipo de profesionales de la salud que fue desplegado en dos bases militares en California para ayudar a estadounidenses que habían sido evacuados de las zonas calientes de coronavirus en China. Mencionó que los enviaron sin capacitación médica y equipo de protección adecuada. Este descuido de no adiestrar y proveer el equipo de protección personal va en detrimento de un protocolo adecuado frente a la epidemia del Covid 19.

Primero, protegerse con un respirador N-95, una máscara dura con cúpula contra la propagación de patógenos respiratorios, guantes y cubierta para el cuerpo y brazos. El hospital debe velar porque no se acaben estos suministros. Más aún, si el empleado se protege, pero al final de la jornada se quita los guantes inadecuadamente y toca partes expuestas de la cara, como rascarse los ojos, nariz o boca sin haberse lavado bien las manos antes, habrá un caso más.

Segundo, a las salas de emergencias llegarán los casos con fiebre y sin diagnosticar. Es ahí donde se debe establecer la mayor prevención, adiestramiento y protección a los trabajadores de turno. Son necesarios protocolos de aislamiento para pacientes con síntomas, y comunicación clara expuesta en los baños, pasillos y salas de espera. 

Tercero, este personal trabaja muchas horas de guardia en turnos de hasta 24 horas o más. El cansancio, los malos ratos y la falta de sueño debilitan las barreras naturales del sistema inmunológico. Este elemento los hace más vulnerables. Los estudios indican que el 40% de la población, donde están los profesionales de la salud, duerme menos de siete horas. A menudo, ocurre que deben ausentarse de sus turnos porque la ardua jornada les pasó factura, ya sea por el cansancio o porque agarraron alguna gripe.

Tomar medidas para que este personal descanse las horas adecuadas debe estar incluido en el plan. Además de diseñar rotaciones de turnos adecuados para que todos descansen un día sí y uno no. El cuerpo repara y combate infecciones durmiendo, especialmente en los periodos de sueño de entre las nueve de la noche a la una de la mañana. A lo que me refiero es al trabajo que hace el sistema inmunológico para fabricar los anticuerpos requeridos. Cuando dormimos pasamos por distintos ciclos de sueño que duran entre 60 y 100 minutos. Aunque no existen respuestas claras, los estudios señalan que el sueño no REM (primera etapa) se relacionada con la reparación de tejidos corporales y la conservación y recuperación de energía, mientras que durante el sueño REM (última etapa) predominan los procesos de reparación cerebral. Así que dormir periodos de 15 minutos durante estas jornadas de trabajo no es para nada reparador.

Dormir es el proceso más importante para protegerse de infecciones. Cuando un virus o bacteria entra al cuerpo, la sangre libera macrófagos que entran al tejido infectado, y envuelven el cuerpo extraño. Se estimula tanto la producción de células que destruyen los cuerpos extraños, así como anticuerpos específicos que neutralizan los virus y bacterias y permanecen como inmunidad posterior.

Se sabe que, mientras estamos despiertos, las hormonas de alerta (ej. norepinefrina, epinefrina) activan unos receptores en las células que inhiben la destrucción de los antígenos (ej. virus). Lo contrario ocurre cuando la persona duerme, pues estas hormonas están en niveles bien bajos, y las células especializadas pueden pegarse mejor a los antígenos y destruirlos.

La diferencia entre entrar en estado crítico o recuperarse en casa es potenciar tu sistema inmune. Así que duerme de ocho a nueve horas diarias para fortalecer tu sistema.

Otras columnas de María Calixta Ortiz

sábado, 14 de marzo de 2020

Distanciamiento social para aplanar la curva epidémica

Con el distanciamiento social, el número de infectados será más bajo y se mantendrá por debajo de la saturación, de manera que la epidemia sea menos violenta e intensa, dice María Calixta Ortiz

lunes, 24 de febrero de 2020

Pandemia de coronavirus: incierta pero posible

María Calixta Ortiz declara que en Puerto Rico ya debieron haber ocurrido reuniones con el personal en todos los hospitales y levantar protocolos para atender los potenciales casos del coronavirus

💬Ver 0 comentarios