José A. Franceschini Carlo

Tribuna Invitada

Por José A. Franceschini Carlo
💬 0

¿Cómo saber si los síntomas son de Alzheimer?

Recientemente he tenido varias experiencias con pacientes y amistades que tienen la preocupación de padecer la terrible enfermedad de Alzheimer. Les han diagnosticado la enfermedad cuando todos los estudios y la clínica indican que no tienen Alzheimer, una de los múltiples tipos de demencia que se conocen.

Alzheimer es la demencia más común: entre el 60% al 80% de todos los casos de demencia son de tipo Alzheimer.  Demencia implica cambios en pensamiento, comportamiento y memoria.  En especial, suficiente pérdida de memoria como para afectar su diario vivir y trabajo.  Alzheimer, contrario a la percepción general, no es genético; solo lo es un tipo de Alzheimer que es menos del 5% de los casos. 

Si en su familia hay demencia no quiere decir que usted la va a tener. El factor de riesgo principal es la edad, entre más viejo más aumenta.  En personas mayores de 85 años la incidencia es de un 50%, a nivel mundial.

Entre los síntomas más comunes para sospechar la enfermedad, la cual es degenerativa y progresiva cerebral, está la pérdida de memoria.  No son los olvidos, pues la mayoría pierde la agilidad mental de la memoria, al igual que se pierde la agilidad física, con  la edad.  Pérdida de memoria implica no recordar información o conocimientos que ya habíamos logrado.  Por ejemplo, fechas importantes, nombres de seres cercanos, eventos que recordábamos por la experiencia vivida. 

Uno de los síntomas más significativos es cuando repetimos o preguntamos lo mismo en poco tiempo.  Esto se conoce como perseverar y esto sí podría ser de los primeros síntomas.  Las demás personas se dan cuenta de que está repitiendo pero el paciente no. 

Olvidar cómo usar el teléfono o guiar, o las reglas de un deporte que conocemos.  No poder balancear una chequera.  Sentirnos perdidos en lugares que frecuentamos. Perderse conduciendo en lugares conocidos. Perder objetos con frecuencia, y en especial guardarlos en lugares inadecuados, como sería poner las llaves en la nevera. 

No poder seguir una conversación o no entender lo que dicen los demás o constantemente no encontrar la palabra que queremos decir.  Llamar las cosas con otro nombre también puede ser un problema asociado a la demencia. 

Todos estos síntomas nos pueden ocurrir a cualquiera en una o dos ocasiones. Pero cuando son más frecuentes o muchos se producen juntos, debemos buscar ayuda para saber si tenemos una demencia reversible, como lo sería hipotiroidismo, que con un suplemento de tiroides se evita el deterioro de la memoria que esta puede causar. 

Hay hasta 70 condiciones o medicamentos que podrían causar un cuadro igual y son reversibles. Por eso hay que evaluar al paciente con un buen historial, una batería de laboratorios, hacer estudios radiológicos (CT Scan, MRI, SPECT) que nos podrían ayudar a descartar problemas de tumores, infartos cerebrales u otras enfermedades. 

No todo quien tenga problemas de memoria va a tener Alzheimer. Desafortunadamente, esta enfermedad no tiene cura y es, sin duda, de las peores. Es una doble muerte; primero muere el cerebro y después viene la muerte física. Podemos evitar su desarrollo o retrasar la enfermedad manteniéndonos activos socialmente, aprendiendo información nueva, haciendo ejercicios aeróbicos, buena nutrición, patrón de sueño y meditación.

💬Ver 0 comentarios