Diana Rodríguez Vega

Punto de Vista

Por Diana Rodríguez Vega
💬 0

Compasión por un Puerto Rico pobre y maltratado

La destrucción de Puerto Rico a causa del huracán María en 2017 y los temblores de tierra continuos desde el 28 de diciembre 2019 han revelado la crasa ineficiencia del servicio brindado al país por las distintas administraciones gubernamentales pasadas y presente.  

Los millones de dólares designados al gobierno de Puerto Rico durante las pasadas cuatro décadas para realizar obras que habrían de mejorar la calidad de vida nuestra, fueron indebidamente utilizados por servidores públicos que amaron más el dinero que a su país.  La irresponsabilidad fiscal se convirtió en uso y costumbre, y gracias a esta práctica, llegó la Junta Fiscal.  Pregunto. ¿Habrá alguien entre los aspirantes a gobernador/a para las próximas elecciones que sienta compasión por su Puerto Rico pobre y maltratado?

Todos los pasados gobernantes hasta Ricardo Rosselló dieron mensajes de esperanza y prosperidad para Puerto Rico de ser elegidos. Prometieron mejores sueldos para los servidores públicos más importantes como son los maestros/as que educan a la juventud, para la Policía que brinda seguridad a las comunidades y para los que brindan los servicios de salud al pueblo. Aunque estas promesas fueron enfáticamente expuestas por cada candidato/a cuatrienio tras cuatrienio, solo migajas fueron otorgadas.  

La Autoridad de Energía Eléctrica y la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados parecen no haberles preocupado mucho a estos gobernantes ya que no solo era importante añadirles equipos nuevos para mantenerlas al día, sino también brindar un mantenimiento adecuado y continuo a estos sistemas.  Desde el huracán Georges, y quizás desde antes, los puertorriqueños hemos sufrido las consecuencias de la irresponsabilidad gubernamental para atender debidamente los dos servicios más importantes para nuestra calidad de vida.  El dinero les llegó, pero la voluntad para utilizarlo responsablemente no existió. Repito: ¿habrá alguien entre los aspirantes a gobernador/a para las próximas elecciones que sienta compasión por su Puerto Rico pobre y maltratado?

Puerto Rico es un tesoro natural que no tiene nada que envidiarle a ningún país del mundo.  Lo primero que capta el interés del turista es la apariencia del lugar que visita, la limpieza, el orden y la facilidad para poder disfrutar de los lugares visitados.  ¿Cuántos turistas se han ido de Puerto Rico habiendo pasado “la de Cain” al intentar visitar a Vieques y/o Culebra gracias a la crasa irresponsabilidad gubernamental para con las lanchas de Fajardo?  Además, les ha faltado el respeto a los ciudadanos de Vieques y Culebra al ignorar su necesidad de moverse a la isla grande para hacer sus compras, visitar familiares y asistir a sus citas médicas.   La poca compasión por la ciudadanía que los eligió ha sido y sigue siendo evidente.

La mayoría de nuestros pueblos están deteriorados, sucios y llenos de casas y edificios abandonados, pero sus alcaldes ni para allá miran.  Millones de dólares entraron por décadas, pero no hubo voluntad para mejorar la calidad de vida pueblerina. Pregunto por última vez: ¿habrá alguien entre los aspirantes a gobernador/a para las próximas elecciones que sienta compasión por su Puerto Rico pobre y maltratado?

Otras columnas de Diana Rodríguez Vega

💬Ver 0 comentarios