Chu García

Chuchazo

Por Chu García
💬 0

Complicada la separación de Verdejo con Márquez

La ruptura de Félix Verdejo con su manejador y entrenador, Ricky Márquez, que estuvieron juntos desde el aficionismo, tiene razón de ser: pérdida de confianza del púgil y el Señor Dólar, que a fin de cuentas siempre se impone por KO. 

El simple hecho que Verdejo haya sometido una demanda en el Tribunal de Primera Instancia de Carolina para que anule su asociación, es indicativo de que no aguanta más el alegado 40 por ciento que Márquez devenga por su doble función, desconociéndose si la empresa Diamante Promotions, que preside el hijo de este, Jason, tercia en la referida comisión económica. 

Es harto sabido que quien verdaderamente maneja la carrera de Verdejo es Bob Arum y su compañía Top Rank, y que el mandato de Márquez es circunstancial, amén de que ya ha habido tres peleadores que optaron en romper relaciones profesionales con él: Pitufo Díaz, Moncho Lebrón y Jean Carlos Torres, lo que es señal inequívoca de que su estilo es de máximo poder. 

Hace tiempo que el rompimiento de Verdejo se veía venir, más que todo por sus altibajos y su estancamiento técnico, lo que obligó a Arum a imponer un segundo adiestrador: Evangelista Cotto, lo que era un signo negativo para Márquez, que hizo buche porque no le convenía tener discrepancia con Top Rank, que a la vez sacó de circulación a PR Best Boxing Promotions, de Peter Rivera y su hermano Iván, que había sido su único aliado en Borinquen, a favor de la promotora Diamante. 

O sea, que Márquez derrotó a los Rivera por tener a Verdejo, una de las posibles joyas de Arum que aún no ha brillado a pesar de su récord de 25-1 y 16 nocauts, pero con victorias insulsas en sus últimas presentaciones. 

Sin embargo, Márquez todavía posee un punto a su favor: la Comisión de Boxeo de aquí no reglamenta el porcentaje de un manager /entrenador, que cuando son individuales normalmente es de un 33% y 10%, y tampoco se ha informado cuándo vence el acuerdo con Verdejo. 

Esta situación anómala podría tender un puente de salvación para Márquez de cara a la justicia, ya que Verdejo lo había permitido desde su debut en el campo rentado en 2012. 


Otras columnas de Chu García

lunes, 17 de febrero de 2020

David Rosario: ícono en la región centroamericana

Molesta que un técnico talentoso, responsable y serio como el boricua David Rosario sea profeta en tierra lejana con la Selección de Baloncesto y no en su patria, afirma Chu García

miércoles, 12 de febrero de 2020

Panchito, un ahijado que gustaba de amar al prójimo

Panchito Velázquez aprendió que el desprendimiento es la madre de la generosidad, y que no existe nada más placentero que el desinterés alguno de percibir algo a cambio, dice Chu García

💬Ver 0 comentarios