Ruth Merino

Buscapié

Por Ruth Merino
💬 0

Comunicación

Yo las llamo “amistades imprevistas de huracán”. Nos sentamos a una mesa en un centro comercial a disfrutar de un café caliente —¡bienvenido sea!— y surge espontáneamente una conversación sobre la experiencia colectiva que María nos ha brindado. Y descubrimos que tenemos mucho que decir a perfectos extraños que muy pronto dejan de serlo. ¿La experiencia de hacer la fila o, mejor dicho, las filas? ¿La de transitar en calles que son verdaderas bocas de lobo? ¿La de no tener ni agua ni luz? Sí, por supuesto, todo eso lo hemos vivido.

Y surgen entonces palabras sabias: tolerancia, aceptación y paciencia. Aunque a veces nos falle todo eso por lo menos es esperanzador saber que muchos están pensando así o tratando de hacerlo.

Y también compartimos nuestros descubrimientos. “En mi calle ahora sabemos que hay niños. Antes estaba tranquila porque ellos estaban en sus casas con sus videojuegos y la televisión, pero ahora salieron a la calle a jugar”, dice un compañero de conversación. “Están jugando como lo hacían los niños de otros tiempos. Y ojalá sigan así”.

La conversación se vuelca prontamente, por supuesto, hacia la preocupación por familiares y amigos. Estamos incomunicados doblemente: por la falta de la bendita señal y porque tenemos que ser cuidadosos con la gasolina que a duras penas hemos conseguido.

Buscando la señal corremos a los puentes, a ver si con un poco de altura lograremos conectarnos. Y sí, a veces resulta y otras, pues no. Pero siempre conservamos la ilusión de encontrar la fórmula ideal para enterarnos de cómo están los nuestros. Así, con su inmenso poder, María nos ha enseñado cuán importantes son nuestros afectos. Surge, por ejemplo, el tema de lo que queríamos proteger de su furia. Y se mencionan las fotos, las cartas, los vídeos de celebraciones familiares. En eso estamos todos de acuerdo: el viento y la lluvia no podían destrozar nuestros recuerdos más queridos.

Otras columnas de Ruth Merino

lunes, 2 de octubre de 2017

Comunicación

Los intentos por comunicarse y unirse después del huracán no cesan, dice la periodista Ruth Merino

miércoles, 20 de septiembre de 2017

"Dreamers"

Al parecer el gobierno federal no deportará a unos 800,000 indocumentados que fueron llevados a Estados Unidos cuando eran niños. Sus padres, empujados en su mayoría por la inestabilidad política y económica de sus países, buscaron el sueño americano sin la documentación apropiada. Y sus hijos crecieron sin poder obte

sábado, 9 de septiembre de 2017

El calentamiento global es ineludible

La periodista Ruth Merino reflexiona sobre el mensaje que los recientes fenómenos atmosféricos envían al mundo

domingo, 13 de agosto de 2017

Los ciudadanos contra el cambio climático

La periodista Ruth Merino, a la luz de los momentos aciagos del planeta con el calentamiento global, comenta sobre las acciones que ciudadanos han tomado para mejorar la situación

💬Ver 0 comentarios