Oscar Santiago

Tribuna Invitada

Por Oscar Santiago
💬 0

Concepción de Gracia y la crisis del país

Al inicio de esta semana, conmemoramos el 108 aniversario del nacimiento de un ilustre vegalteño que fue ejemplo de perseverancia y amor a su patria. Don Gilberto Concepción de Gracia fue abogado, escritor, profesor universitario y un amoroso hijo de Puerto Rico. La plaza pública de Vega Alta lleva su nombre y en su honor, un grupo de amigos nos reunimos para hablar más del futuro que del pasado. 

Imaginemos por un momento cómo Don Gilberto reaccionaría a la realidad actual puertorriqueña. Independentista de una sola pieza como fue, Concepción abandonó las filas del Partido Popular Democrático para fundar el Partido Independentista Puertorriqueño en 1946, en una gesta que le valió un famoso comentario de Muñoz Marín. El Vate mandó a decirle a Concepción que cuando terminara de recaudar todas las firmas para inscribir al nuevo partido habrían pasado 100 años. Tan pronto logró registrar dicha cantidad, Concepción envió un telegrama a Muñoz indicando “hoy cumplí 100 años”. 

Ese incidente entre políticos envía un fuerte mensaje de perseverancia, un bien tan valioso en aquellos tiempos como en los actuales. Son muchos los incidentes, anécdotas y detalles históricos relacionados a la vida de Don Gilberto que le valieron el respeto de sus allegados, como la poeta Julia de Burgos, que le bautizó como Gilberto Concepción de Gracia “y Batalla”. En 1936, el Tribunal Federal de Estados Unidos en Puerto Rico enjuicia a Pedro Albizu Campos y a siete dirigentes nacionalistas. Era la época terrible de represión contra el nacionalismo. En ese momento, Don Gilberto recién graduado de abogado, defendió a Albizu Campos cuando nadie más se atrevió a hacerlo. Terminó el proceso en el Tribunal Federal con largas condenas de cárcel (entre 6 y 10 años) a los puertorriqueños y   Concepción continuó defendiendo a Puerto Rico y a los puertorriqueños aquí y en Estados Unidos. 

Por sus actividades profesionales como abogado llegó a generar íntima relación de labores con el congresista por Nueva York de origen italiano, Vito Marcantonio. Por muchos años colaboraron juntos en la defensa de los puertorriqueños, los pobres, las minorías y los marginados en general en la ciudad de Nueva York. Posteriormente la familia Concepción se trasladó a Washington, D.C. donde Concepción trabajó en la Unión Panamericana, precursora de la Organización de Estados Americanos. 

El mayor ejemplo de Concepción a las nuevas generaciones de vegalteños es la persistencia ante la adversidad, en honor a los ideales que se defienden, a pesar de todas las fuerzas que puedan estar en contra. Un gran ejemplo para el Puerto Rico que hoy tenemos, donde la realidad pide de todos y cada uno de nosotros defender con ahínco las causas por las cuales creemos.

💬Ver 0 comentarios