Ajit Pai

Punto de Vista

Por Ajit Pai
💬 0

Conectando a Puerto Rico

Cuando el huracán Dorian azotó las Bahamas a inicios de este mes, se convirtió en la tormenta más intensa que haya recalado en el Atlántico desde que se lleva registro.  El tipo de devastación que Dorian infligió a las Bahamas supera todo lo que la mayoría de los estadounidenses hayan vivido nunca.   Pero nuestros conciudadanos de Puerto Rico y de las Islas Vírgenes de los Estados Unidos conocen ese nivel de destrucción demasiado bien. 

Los huracanes Irma y María figuran entre los dos huracanes más intensos que hayan recalado en el Atlántico en el último cuarto de siglo.  Y, en 2017, golpearon a Puerto Rico y a las Islas Vírgenes de los Estados Unidos en un lapso de solo dos semanas.  Se considera a estas dos mortíferas tormentas como los peores desastres naturales registrados, en la historia de ambos territorios.

A su paso, Irma y María causaron daños considerables a las redes de comunicaciones, así como a tanto más en las islas.  De hecho, como consecuencia inmediata de las tormentas, más del 95% de los emplazamientos celulares quedaron fuera de servicio en Puerto Rico.  Fui testigo de la devastación, en dos viajes que realicé tras las tormentas.  Uno, brevemente después de su recalada y el siguiente en marzo de 2018.  Por ejemplo, en un recorrido que hice por el área centro-occidental de Puerto Rico, vi líneas de cable tiradas en el suelo y otras sostenidas por delgados tallos de bambú, a la espera de ser transferidas a postes de repuesto.

La Comisión Federal de Comunicaciones actuó rápidamente para apoyar los esfuerzos de recuperación.  En menos de un mes, tras el paso del huracán María por las islas, suministramos cerca de $66 millones de nuestro Fondo de Servicio Universal para ayudar a los proveedores de telecomunicaciones en Puerto Rico y en las Islas Vírgenes de los Estados Unidos a restablecer las redes de comunicaciones.  Y en mayo de 2018, aprobamos $64 millones adicionales, destinados al mismo propósito.  Afortunadamente, dos años después, las redes de telecomunicaciones de las islas han sido restablecidas, en su gran mayoría.

Pero no podemos dormirnos en los laureles.  Ahora necesitamos aplicar una estrategia de largo plazo para perfeccionar, ampliar y consolidar las redes de banda ancha en Puerto Rico y en las Islas Vírgenes de los Estados Unidos.  Por eso, esta semana la Comisión someterá a votación mi propuesta para asignar $950 millones a inversiones destinadas a concretar justamente eso.  Puerto Rico, en particular, recibiría alrededor de $759 millones, en los próximos diez años, a través del fondo de la FCC Uniendo a Puerto Rico Fund.   

Tal vez lo más importante que hay que entender de esta propuesta es que va mucho más allá de una simple recuperación, tras la devastación causada por las tormentas Irma y María.  El propósito es conectar a todos en Puerto Rico con las oportunidades que ofrece la era de Internet.  Este financiamiento puede brindar conectividad de banda ancha a personas y sitios de Puerto Rico que nunca contaron con acceso de alta velocidad a Internet.  Este no es un plan para volver a lo de antes.  Es un plan para que Puerto Rico avance hacia el futuro digital.  

Mi plan se basa en tres prioridades fundamentales.

Primero, quiero que el mayor número posible de personas obtenga conexión.  Por eso, asignaremos apoyo financiero mediante un proceso competitivo que dará preferencia a los proveedores de banda ancha que presenten las propuestas más eficientes en función de su costo.  Mientras más asequible sea una propuesta, más puertorriqueños obtendrán conexión con el dinero que estemos desembolsando. 

Segundo, quiero fomentar el emplazamiento de redes de alta velocidad.  La gente en Puerto Rico debería contar con los mismos servicios de banda ancha de alta velocidad que reciben los residentes en el área continental de Estados Unidos.  Por eso, los proveedores que puedan aportar los servicios de mayor velocidad tendrán más probabilidades de recibir financiamiento.  Los proveedores de banda ancha fija que prometan aportar servicios gigabit obtendrán los mejores puntajes.  También estamos asignando dinero para respaldar la implementación en Puerto Rico de 5G, la próxima generación de tecnología inalámbrica.  No quiero que los puertorriqueños queden excluidos de los significativos avances que posibilitará la tecnología 5G.

Tercero, quiero asegurarme de que las redes de telecomunicaciones en Puerto Rico sean más seguras y resistentes.  Porque todos sabemos que Puerto Rico será golpeado por huracanes en el futuro.  Por lo tanto, al decidir qué proyectos apoyar, favoreceremos soluciones tecnológicas más resistentes, como fibra soterrada, en lugar de otras opciones, como cables aéreos colgados en postes de suministro eléctrico.  También exigiremos, a todos los proveedores que reciben fondos, mantener e implementar un Plan de Preparación y Respuesta ante Desastres.

El expresidente Kennedy dijo una vez: “El momento de reparar el tejado es cuando brilla el sol” (“The time to repair the roof is when the sun is shining”, en inglés).   Si la FCC vota aprobando mi propuesta el 26 de septiembre, daremos un importante paso en el establecimiento de bases más robustas para el futuro digital de Puerto Rico y para brindar a todos los puertorriqueños las oportunidades económicas, educacionales y de atención de salud aportadas por el acceso a banda ancha de alta velocidad. 





Otras columnas de Ajit Pai

miércoles, 25 de septiembre de 2019

Connecting Puerto Rico

FCC chairman Ajit Pai explains his plan to move Puerto Rico forward into the digital future

💬Ver 0 comentarios