Bárbara I. Abadía-Rexach
💬 0

Confinados

Al reiniciar el semestre en junio, después de la huelga que mantuvo al Recinto de Río Piedras de la UPR alterado, aproveché para conocer las impresiones de mis estudiantes sobre lo ocurrido. Una alumna comparó la huelga con el primer episodio de la quinta temporada de la serie “Orange Is The New Black”. En la serie, las confinadas están amotinadas. Parecería que las encarceladas tienen todas las de perder; no pueden conseguir nada a su favor en ese capítulo.

Por supuesto, les hablé sobre los derechos que tienen los presos, y la importancia de garantizárselos como a toda persona.

Exhibit 1: Recientemente, he visitado Centro Médico y he visto múltiples guaguas identificadas con el logo del Departamento de Corrección y Rehabilitación. En uno de los hospitales, escuché al personal referirse a los confinados como “nados”. “No he llamado a su familiar porque tengo que pasar a los nados primero”, me dijo una secretaria. “Todavía, me queda un nado”, dijo un doctor. Supongo que es parte del protocolo de tratarles con dignidad y respeto y protegerles su identidad. Acompañados por policías armados, entran uniformados y encadenados de pies y manos con el “privilegio” de no esperar largas horas en una fría sala de espera.

Exhibit 2: Desde que la apresaron, el caso de Nina Droz Franco, acusada de conspirar e intentar incendiar el edificio Popular Center el 1 de mayo, devela que no ha recibido el debido proceso de ley y siguen apareciendo irregularidades.

Exhibit 3: En el escenario político-económico-social en el que se encuentran los puertorriqueños, no es necesario caminar con uniformes ni andar esposados para sentirse encarcelados, sin derechos y sin libertad. Las medidas de austeridad impuestas a la colonia por la Junta federal, el empobrecimiento de los servicios de salud y educación y la criminalización de la niñez son solo algunos ejemplos del estado al que han sometido al país.

Así que la metáfora de la serie, no solo sirve para reflexionar sobre la UPR y la población penal; también, es útil para describir al país.

Los estudiantes, los confinados, Nina Droz y el país tienen derechos inalienables. Esta isla no puede seguir siendo una celda aislada de la que botaron la llave.

Otras columnas de Bárbara I. Abadía-Rexach

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Maldito cáncer

Bárbara Abadía Rexach narra su experiencia al descubrir, "por curiosa y desobediente", el reporte sobre diagnóstico de cáncer dirigido a su progenitora

jueves, 25 de octubre de 2018

La sociedad cisgénero

La antropóloga Bárbara Abadía Rexach comenta sobre el plan Trump de asociar la identificación de género con la genitalia con la que nacen las personas

miércoles, 10 de octubre de 2018

Pleitesía a los amos violentos

La antropóloga Bárbara Abadía Rexach argumenta sobre la violencia presente en el clasismo, machismo, racismo, xenofobia, homofobia y otras acciones que, en Puerto Rico, y en otros países, surge del poder con el que unos pocos controlan a la mayoría.

jueves, 27 de septiembre de 2018

Inequidades

La antropóloga Bárbara Abadía Rexach argumenta sobre el impacto social de la inequidad en Puerto Rico, exacerbada tras el paso del huracán María

💬Ver 0 comentarios