Eudaldo Báez Galib

Punto de vista

Por Eudaldo Báez Galib
💬 0

Confírmenlo, y sigamos camino

En el alzamiento cívico, ¿qué se logró? En términos de gobierno, deslegitimarlo por incapaz; y en términos sociales, darle contexto a la hipótesis de que nuestra indignación colectiva padece de hibernación pero, en ocasiones, responde a la garrocha.      

A los que hemos visto, tantas veces, llover sobre mojado, nos rompe el corazón al admirar la belleza del Grito de los Adoquines y contraponerlo a nuestras realidades. La experiencia nos aconseja que el histórico esfuerzo fue un gran chubasco que mojó, pero no saturó. ¿Por qué? Somos como el perro huevero, “aunque le quemen el hocico sigue comiéndolos”.

Así que, independientemente de lo gratificante del evento histórico, continuaremos “business as usual”, convencidos del “such is life” y alimentando nuestros absurdos prejuicios políticos. ¿O es que alguien, honestamente, cree que porque ocurrió ese sublime revolcamiento, los próximos gobiernos erradicarán, así porque si, la corruptela material y moral que controla la gobernanza a todos los niveles? ¡Pongamos pie en tierra y sigamos!

El lunes, el Senado ejercerá su prerrogativa constitucional de “consejo y consentimiento”. El Gobernador putativo se ha comprometido, sabiamente, ante la controversia constitucional en torno a su legitimidad, a abandonar Fortaleza si no es “ratificado”. Todo producto de una genial estrategia de jaque mate al legalismo. Desde que la Secretaria de Justicia se retractó y dijo que aceptaría el cargo, supe que era cuestión de esperar lo cocinándose.

Aceptemos, también, unas verdades, con basamentos prácticos. El gobierno está sin rumbo, el país paralizado, la urgente asistencia federal estancada, sectores de la sociedad aun sufriendo a María, el sistema político descuartizado y la Constitución asediada. Igualmente hay que reconocer que el Lcdo. Pierluisi no es aceptado por sectores de la población y la Junta de Supervisión está aquí para rato.

Entonces,  alternativas, admitiendo que el cargo y el nombramiento le pertenece al PNP y de no ratificarse a Pierluisi, la Gobernadora será la Secretaria de Justicia (salvo que haya otra carta debajo de la manga) Ella está sujeta a cuestionamientos éticos que podría despuntar en residenciamiento. Ni ella, ni quienes le siguen sucesoriamente, tienen la experiencia en gobernanza y política para estabilizar este descontrol, aquí y allá.

Así pues que, aun con las adversidades legales, políticas y sociales, debe confirmarse a Pierluisi. La urgencia nos hace preferir en la gobernación a un puertorriqueño con un catálogo de objeciones conocidas, que a uno, como el renunciante, escondidas, pues las vemos y podemos fiscalizar.

Es evidente que la oposición a Pierluisi no es por falta de experiencia ni de capacidad. De no haber estado relacionado con la Junta, el asunto habría terminado pues tiene la capacidad de gobernar; tal y como los cuerpos legislativos y el pueblo la tienen para fiscalizarlo. Escuchemos la filosofía pueblerina: “no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista’. Y que el Gobernador inicie su mandato con un necesarísimo Proyecto de Reconciliación Social.


Otras columnas de Eudaldo Báez Galib

domingo, 18 de agosto de 2019

Falsas expectativas tras el "verano del 19"

Eudaldo Baez Galib plantea que Fortunata, Vieques y el “Rossetaso”, nos demostraron una capacidad esporádica del pueblo a reaccionar ágilmente, obviando diferencias seminales, pero advierte que no es suficiente

sábado, 10 de agosto de 2019

El PPD y la gobernadora

Al PPD le cae la responsabilidad de asistir en la gobernanza. No por coalición de espíritus, sino por necesidad patriótica

lunes, 5 de agosto de 2019

El reversazo de Pierluisi

El exsenador Eudaldo Baez Galib reclama que no confirmen a Pedro Pierluisi y explica el giro en su postura inicial, expuesta el sábado

💬Ver 0 comentarios