Julio Fontanet

Tribuna Invitada

Por Julio Fontanet
💬 0

Conflictos y abuso de poder en la era Trump

En todas partes del mundo, el grado de desarrollo económico y de civilidad entre sus ciudadanos dependerá grandemente de la trasparencia en las ejecutorias y en la independencia de criterio de sus instituciones gubernamentales.

En los pasados días —y al momento en que escribimos estas líneas— han acontecido dos eventos con posibles grandes repercusiones que requieren de nuestra reflexión. El primero fue en los Estados Unidos y, el segundo, en Polonia. En el primero, el presidente Donald Trump volvió a hostigar públicamente a su fiscal general, Jeff Sessions, con la finalidad obvia de propiciar su renuncia. Anteriormente, el presidente le había recriminado a Sessions que había sido muy tímido en la investigación en contra de Hillary Clinton —su excontrincante electoral— por el uso de su correo personal en asuntos oficiales del Departamento de Estado.

En esta ocasión, Trump volvió a criticarlo por haberse recusado de la investigación sobre la supuesta intromisión rusa en el proceso eleccionario norteamericano. Cabe destacar que Sessions se recusó —como era su deber— porque, como colaborador primario en la campaña de Trump, tuvo (según se alega) acercamientos de/con personas vinculadas al gobierno ruso previo a la elección. Ante el escenario descrito, no tenía responsablemente otra opción.

El problema para Trump es que, como consecuencia de la recusación, la investigación entonces ha recaído sobre el director interino del FBI, Robert Müller, a quien Sessions se niega a despedir. La investigación ahora ha incluido no meramente al mismo Trump, sino también a su hijo y a su yerno. Este escenario le tiene que recordar a mucha gente las circunstancias cuando el presidente Richard Nixon le exigió a su fiscal general, Elliot Richardson, que despidiera al fiscal especial independiente Archibald Cox, que lo estaba investigado por su participación en el encubrimiento de Watergate. Al negarse a tal solicitud, Richardson presentó su renuncia, lo mismo que hizo su sucesor al negarse igualmente a despedir al fiscal especial independiente. Finalmente, llegó el inescrupuloso de Robert Bork que, a cambio de la promesa de un nombramiento al Tribunal Supremo de los Estados Unidos, se prestó para despedir a la persona que estaba investigando a su jefe. Es necesario resaltar que, al ser nominado eventualmente por Ronald Reagan al Tribunal Supremo, no fue confirmado, principalmente por la actuación anteriormente descrita.

¿Qué pretende Trump? ¿Tener un funcionario que vele estrictamente por sus intereses; que sea como su abogado personal? Pero, ¿cómo es posible que no meramente lo pretenda, sino que lo diga públicamente como si la existencia de un conflicto de intereses de esa magnitud no tuviera efecto en tantos órdenes? Estas pretensiones de Trump se acercan demasiado a exigir que su conducta y la de sus familiares sea encubierta por el propio Departamento de Justicia.

Esta situación es de tal seriedad que justifica algo más que meramente parodiar al presidente en los programas de comedia.

El otro evento fue positivo: el presidente de Polonia, Andrzej Duba, vetó una legislación aprobada por el parlamento —dominado por su propio partido— que obligaba a los jueces del Tribunal Supremo de ese país a retirarse, lo que hubiera permitido que dichas vacantes pudieran ser llenadas con personas afines ideológicamente al presidente. Ciertamente, algo muy conveniente para el presidente, pero a costa de poner en entredicho cualquier determinación judicial de esos nuevos jueces y afectar así, de un modo tan negativo, la percepción sobre la independencia judicial. También hubiera provocado la desconfianza de los polacos en el sistema de impartir justicia en su país. Sorpresivamente, el presidente vetó la medida, dando muestras de que antepuso el bienestar de Polonia sobre cualquier otra consideración.

Qué mucho tiene Trump que aprender de Andrzej Duba. También otros facsímiles razonables de Trump que pululan en estos tiempos revueltos.

Otras columnas de Julio Fontanet

viernes, 18 de agosto de 2017

¿Es culpa de la primera enmienda?

El catedrático de derecho Julio Fontanet analiza los recientes incidentes de violencia racista en Estados Unidos desde una perspectiva constitucional

jueves, 3 de agosto de 2017

Conflictos y abuso de poder en la era Trump

El catedrático de derecho, Julio Fontanet, comenta sobre la investigación en marcha al presidente Donald Trump y cómo la situación expone un panorama preocupante respecto al poder que ejerce.

jueves, 6 de julio de 2017

Las frases de Carrión III

El catedrático de derecho Julio Fontanet analiza las expresiones del presidente de la Junta federal y lo que representan para la situación de la isla.

💬Ver 0 comentarios