Nelson Colón

Punto de vista

Por Nelson Colón
💬 0

Contagio, acción comunitaria y reapertura de los mercados

Las vecinas de la comunidad Arenas en Guánica—en conjunto con las medidas de distanciamiento físico implantadas por el gobierno--han logrado detener el avance del virus poniendo en práctica un conjunto de estrategias comunitarias.  Estas estrategias--guiadas por el conocimiento epidemiológico local e internacional—conllevan siete acciones primordiales: (1) la educación continua a la comunidad; (2) la detección  de personas sintomáticas hecha por profesionales de la salud; (3) referidos a la doctora en medicina para atención inmediata; (4) enlaces con las clínicas comunitarias 330; (5) administración de pruebas a la comunidad; (6) sistema de rastreo comunitario que se hace en reunión comunitaria una vez a la semana (después que se administren las pruebas se hará el rastreo de contacto); y (7) apoyo continuo a las personas de edad avanzada, las vulnerables y las que el distanciamiento social pone en riesgo: personas encamadas o mujeres víctimas de violencia doméstica.  Hasta la fecha, no hay casos positivos ni muertes atribuibles al virus en la comunidad. Confiamos que la vigilancia comunitaria continuará surtiendo efecto y que las comunidades que sigan este proceso podrán mantener el virus a raya.

El proceso educativo en Arenas inició con la educación comunitaria a través de anuncios llevados por altoparlantes en la comunidad. Cuñas grabadas por una periodista profesional llevaban los mensajes de distanciamiento social y desinfección de forma sencilla, cercana y directa. El segundo paso en el proceso educativo son las reuniones semanales de la comunidad por vía telefónica.  Cada lunes, la comunidad se reúne e informa sobre la condición de salud de sus vecinos y vecinas y cualquier otro asunto que impacte la salud física, emocional y social de la comunidad.

La vigilancia, pruebas y rastreo del COVID-19 se logra mediante la activación de recursos voluntarios profesionales que proveen la base científica para este trabajo. Una epidemióloga local y otro con vasta experiencia internacional están guiando este proceso comunitario. La meta colectiva de cero muertes en personas de edad avanzada se ancla en modelos y experiencias internacionales que proyectan que la protección a las personas de edad avanzada es una extraordinaria contribución comunitaria para no recargar las unidades de cuidado intensivo. Esto no es un problema en Puerto Rico aún, pero si no fortalecemos las medidas de cuidado a las personas de edad avanzada ahora…. eventualmente lo será.

Algo similar, según hemos escuchado, está ocurriendo en el pueblo de Villalba. Este es un proceso sencillo que el gobierno puede escalar y acelerar para hacerlo extensivo a muchas comunidades que tengan el liderato y la capacidad organizativa para proteger del contagio a sus residentes. Requiere una inversión mínima del gobierno que se puede lograr mediante una asignación especial de los fondos federales o estímulos contributivos. Esta es la lucha de todo el pueblo de Puerto Rico que requiere que todos respondamos al llamado de “all hands on deck”.

La reapertura de los mercados para las comunidades significa una tasa de desempleo que, conservadoramente, será el doble de la anterior; un mercado de empleo que continuará contrayéndose y un sistema educativo inhabilitado para ofrecer sus servicios. Conscientes de que el gobierno no llegará--y si llega será muy poco y muy tarde--durante estos tiempos de crisis continua, las corporaciones sin fines de lucro van construyendo soluciones. Apoyadas por VAMOS, Concertación Ciudadana Inc., las vecinas de Arenas se aprestan a organizar su taller de costura para producir mascaras. COSSAO (Corporación de Servicios de Salud Primaria y Desarrollo Socioeconómico El Otoao) no solo asume la causa de la salud publica de comunidades en Jayuya, Ciales y Utuado, sino que se prepara para la producción de alimentos a través de proyectos agrícolas. SACED (Sabana Grande Community and Economic Development Corporation) se organiza mediante la incubación de empresas, para generar sus propios empleos. 

La inversión de la Fundación en el proyecto de Arenas fue de $24,500.00.  Si se calcula el valor de los recursos voluntarios profesionales que se han sumado a este proceso, el costo real del proyecto sobrepasa por mucho el múltiplo de $7 estimado en el informe de Estudios Técnicos del 2015. Por la cantidad invertida, mínimamente se han agregado $175,000.00 en recursos voluntarios profesionales.

En las organizaciones sin fines de lucro el gobierno tiene otro instrumento para contener el virus y prepararnos también como sociedad ante la eventual reapertura de los mercados. El gobierno tiene ante sí el Proyecto de Protección a la Comunidad y Organizaciones Comunitarias que viabiliza esta relación. Queda de su parte incorporar de manera estratégica al Tercer Sector para contener el contagio comunitario y a su vez estimular, desde la base, la inserción efectiva de las comunidades en la reactivación económica de Puerto Rico.



Otras columnas de Nelson Colón

💬Ver 0 comentarios