Ramon L. Nieves

Tribuna Invitada

Por Ramon L. Nieves
💬 0

Conteo regresivo en la AEE

L a Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) que conocemos hoy se acerca a sus días finales. El Huracán María destruyó el 80% del sistema eléctrico, pero también destruyó la poca credibilidad que le quedaba a la AEE.

Acosada ante cuestionamientos serios, la AEE no le ha dado cara a quienes están en posición de proveer los recursos para restablecer nuestro sistema eléctrico.

El subcomité de energía de la Cámara de Representantes federal hizo público que la AEE se negó a responderles para comparecer a una vista. Esta semana, el presidente de la Junta de Gobierno de la AEE, Ernesto Sgroi, le envió una carta al congresista Rob Bishop (R-Utah), excusando de otra vista al director ejecutivo de la AEE, Ricardo Ramos, pues supuestamente no se podía ausentar de Puerto Rico. El ingeniero Ramos no tuvo tiempo para responder las preguntas de los congresistas, pero ese mismo día tuvo tiempo para tomarse fotos con parroquianos de un negocio en Santurce.

Los puertorriqueños estamos sufriendo los estragos, no del Huracán Maria, sino del Huracán AEE. Un estudio abarcador obtenido en 2016 por la Comisión de Energía de Puerto Rico concluyó que “PREPA’s system today is in a state of crisis. Deferred and inadequate investment in infrastructure, a loss of key staff, and a myopic management focus on large risky bets have left PREPA with generation and transmission infrastructure literally falling apart, unnecessarily high costs, a utility operating out of compliance with commonwealth and federal law, and alternative options rapidly disappearing.”

La falta de energía eléctrica está matando gente, expulsando del país a miles, y hundiendo a la economía. El estado decrépito de la AEE, y las malas decisiones del gobierno actual, provocaron que gran parte del país siga a oscuras desde septiembre.

Hace meses denuncié en este espacio la destitución por el gobierno de la primera Junta de la AEE compuesta por profesionales de primera, para nombrar allegados políticos. El gobernador Ricardo Rosselló nombró como presidente de la Junta AEE al tesorero de su campaña política. Gerardo Portela, ejecutivo del gobierno, confesó que no asistía a las reuniones de la Junta, responsabilidad que le delega a una persona desconocida por el pueblo. Esa fue la misma Junta que actuó como sello de goma de quienes obligaron a firmar el contrato escandaloso con Whitefish Energy Holdings.

Whitefish afectó el buen nombre de Puerto Rico ante el mundo. Una mañana en Washington D.C., escuché a dos señoras comentar, en broma, que lo que discutían era un “Whitefish-type situation”. El hedor de ese pescado corrupto domina hoy los pasillos de la Capital Federal.

La debacle en los asuntos energéticos por la presente administración ha provocado que la Junta de Supervisión Fiscal asuma el control total de la AEE.

El nombramiento de Noel Zamot como oficial de transformación de la AEE desplazará al director ejecutivo y a la inefectiva Junta de Gobierno AEE. Podemos anticipar que el Congreso y el gobierno federal sólo confiarán en Zamot y en la Comisión de Energía para tramitar los recursos dirigidos a construir una nueva infraestructura eléctrica para Puerto Rico. A pesar del trabajo sacrificado de la gran mayoría de sus trabajadores, los días de la AEE como institución están llegando a su fin.

Otras columnas de Ramon L. Nieves

domingo, 22 de julio de 2018

PPD: Refundarse o Desaparecer

El 22 de julio de 2018, el Partido Popular Democrático (PPD) celebró 80 años de su fundación. Durante décadas, la colectividad fue responsable de liderar la transformación social y económica mas importante en la historia del pueblo puertorriqueño.

💬Ver 0 comentarios