Fernando Cabanillas

Consejos de cabecera

Por Fernando Cabanillas
💬 0

Coronavirus 2019: la cuarentena ha fracasado

Por más que trato, no logro apartar de mi mente la foto de un hombre de cabello gris con máscara facial, muerto en una acera de Wuhan. Nadie osaba acercarse a él. El coronavirus 2019 sigue haciendo estragos en China y fuera de China.

En mi columna anterior me arriesgué a predecir que este virus sería muy difícil de controlar y se diseminaría por el mundo entero. Basé mi predicción en que parece haber personas que se infectan, pero nunca se enferman, convirtiéndose en portadores asintomáticos del virus. Ya se reportó una persona infectada con este virus, que antes de manifestar síntomas, secretaba el virus en la saliva. Obviamente, si no hay síntomas, uno no puede identificar los casos para ponerlos en cuarentena. La cuarentena ha fracasado con el coronavirus 2019.  Y acaban de descubrir que el virus está presente en la excreta… ¿y en los “efluvios” de las alcantarillas? 

En el mundo entero ya hay más de 32,000 casos y la pandemia solo está comenzando. Varios modelos epidemiológicos estiman que el número real es de 100,000 o más. Ya comenzaron a aparecer casos transmitidos de persona a persona fuera de China. Esta epidemia no la para nadie, por más esperanzas que nos den los funcionarios puertorriqueños. El hecho de que no haya vuelos directos de China a Puerto Rico no nos librará de esta enfermedad. Es cierto que los pasajeros que vienen de China pasan por un proceso de detección en otros aeropuertos, pero ¿cómo detectarán los casos asintomáticos o presintomáticos? 

Existen diferencias entre el coronavirus y el virus de influenza. La influenza constantemente cambia o “muta”. Si usted tuvo influenza el año pasado, eso no le va a proteger de influenza este año porque el virus va a cambiar. Por esa razón tenemos que vacunarnos todos los años. Por cierto, todos debemos vacunarnos contra influenza lo antes posible. Imagínese enfermarnos con influenza y coronavirus simultáneamente. Afortunadamente hasta ahora coronavirus 2019 no ha dado muestras de mutar. Otra diferencia es que el periodo de incubación para el coronavirus es de 10 a 14 días. Para la influenza es de solo 1 a 4 días. Esto permite a la influenza provocar una epidemia con más rapidez.

Mundialmente se enferman con influenza aproximadamente 60 millones de personas al año y mueren 641,000. La “influenza española” de 1918 mató alrededor del 2.5% de sus víctimas, pero debido a que infectó a tantas personas, murieron cerca de 50 millones. En cuanto al coronavirus, hasta ahora hay más de 32,000 casos y han muerto más de 700 personas (2%).

Claro que estas cifras aumentarán, pero sospecho que la seriedad del problema no va a superar a la influenza. A menos que el coronavirus 2019 desarrolle capacidad de mutar todos los años, me atrevo a predecir que esta epidemia se extinguirá por sí sola en menos de dos años, y si los esfuerzos para desarrollar una vacuna pronto tienen éxito, podría ser antes. Lo más temible de este virus es su capacidad de paralizar un país económicamente. 

En la actualidad, el coronavirus está causando más complicaciones de las coronarias que de los pulmones. Pero insisto en que la influenza es peor. En un lapso de 5 años, la influenza matará mucha más gente que el coronavirus. Sin embargo, todos hablamos del coronavirus… ¿Será que le tememos más a un virus de origen comunista?

Si usted tiene miedo de contraer coronavirus, debe practicar los mismos métodos que usamos para prevenir la influenza: lavarse las manos frecuentemente, desinfectar superficies con antisépticos a base de alcohol y evitar contacto con personas enfermas. Para el personal médico esto último es imposible ¿Además, como nos protegemos de personas que lucen saludables pero que están incubando el coronavirus? Ya que el personal médico está constantemente en contacto con el público, corremos un riesgo mayor. ¿Debemos protegernos con mascarillas N95? El tamaño de este virus es 0.12 micrones y esas máscaras cuelan partículas menores a 0.3, por tanto no son totalmente efectivas, pero al menos evitan que nos toquemos la nariz o la boca después de tocar a alguien infectado.

Si usted sospecha que padece de coronavirus 2019, el primer paso es descartar que sea influenza. En este momento es más probable que el coronavirus. Si la prueba de influenza es negativa y la sospecha de coronavirus es fuerte, entonces deben hacerle la prueba de PCR para ese virus.

Eran pocos y parió la abuela: China se enfrenta ahora a otro brote de influenza aviar, que afecta a los pollos, pero también es potencialmente mortal para humanos. Los funcionarios han ordenado la matanza preventiva de 18,000 pollos.

Un nuevo medicamento antiviral muy prometedor para coronavirus 2019 es remdesivir. Este aún no ha sido aprobado por la FDA. Sin embargo, hay evidencia de que es efectivo contra el coronavirus, al menos en pruebas de laboratorio. Ya lo están estudiando en China.

Como prevención, el secretario de Salud, doctor Rafael Rodríguez Mercado, afirma que tienen cuatro habitaciones con “presión positiva” para aislar pacientes con esta enfermedad. Los cuartos con “presión positiva” son diseñados para que el flujo de aire corra de adentro hacia afuera, protegiendo a los pacientes inmunosuprimidos de microbios provenientes del exterior. En el caso de enfermos con coronavirus, la idea es evitar que el aire salga del cuarto para así proteger a las personas que están afuera. Por ende, necesitan estar en habitaciones con presión negativa, no positiva.  Si colocan a un enfermo con coronavirus en cuartos con presión positiva, diseminarían el virus por todo el hospital.

En Indonesia, el ministro de Salud recomienda evitar trabajar horas extras. En Birmania los monjes budistas aconsejan siete granos de pimienta molidos… exactamente siete, colocados en la lengua. ¿Y qué recomiendan los legisladores Tata Charbonier y Johnny Méndez? ¿Orar? Más vale que lo que recomienden sea efectivo. En China le están pidiendo a los líderes políticos que se suiciden por el mal manejo de la epidemia.

Por el momento, mi consejo de cabecera es aumentar el consumo de ajo. En serio, este vegetal es capaz de aminorar la severidad de enfermedades respiratorias incluyendo la influenza. Y use una mascarilla, no para protegerse usted, sino para proteger al público de su aliento.

Ya salió a la venta el segundo libro del Dr. Cabanillas: “Consejos de Cabecera 2. Prevenir y Tratar: Alimentos y vitaminas contra el cáncer”. Lo consigue en Auxilio Centro de Cáncer, en la Farmacia del Auxilio Mutuo y en la mayoría de las principales librerías. Los ingresos generados son donados al programa “Adopta un paciente”, destinado a ayudar a aquellos enfermos que no cuentan con suficientes fondos para pagar los deducibles de exámenes médicos.


Otras columnas de Fernando Cabanillas

domingo, 10 de mayo de 2020

Mascarillas y guantes: ¿moda o protección?

¿Cuán imprescindibles son los guantes cuando se sale a un lugar público? Sin duda, muchos piensan que es la mejor forma de protegerse. Pues no es así, escribe Fernando Cabanillas

domingo, 3 de mayo de 2020

COVID-19: unos muy bien y otros fatal

¿Cómo podemos explicar que a algunos jóvenes les va muy mal, mientras a otros muy mayores, les va fenomenal? La lógica nos dice que la explicación debe estar en el huésped y no en el virus invasor, escribe Fernando Cabanillas

💬Ver 0 comentarios