Kenneth McClintock

Tribuna Invitada

Por Kenneth McClintock
💬 0

Corrada del Río: Un santo en la vida pública

Distintos líderes, cada uno con formaciones y características diferentes, influyeron en mi desarrollo desde que me inserté en la política a los 13 años.  Uno de ellos fue el licenciado Baltasar Corrada Del Río, quien se desempeñó en la vida pública como Comisionado Residente de Puerto Rico enWashington, como tercer alcalde electo de San Juan, como candidato a gobernador, como decimoquinto Secretario de Estado y como Juez Asociado del Tribunal Supremo.

Durante mis inicios en la política, a principios de la década del setenta, fueron muchas las ocasiones en que recibí mucha orientación política alrededor del “counter” de su cocina en la urbanización San Francisco, en Río Piedras, donde lo ví considerar aspirar a la alcaldía de San Juan, posición que también interesaban los entonces legisladores Sila Nazario y Hernán Padilla. 

Entonces, bajo el liderato firme del alcalde de San Juan, Carlos Romero Barceló, el Partido Nuevo Progresista tenía otros planes para él, nominando al doctor Padilla para la alcaldía de una ciudad capital y enviando al licenciado Corrada a representar a todo Puerto Rico a otra ciudad capital.

Como Comisionado, Baltasar comenzó a dar a conocer a Puerto Rico como un territorio que reclamaba la igualdad, no solo en programas en que éramos tratados en desigualdad sino en nuestra relación política, comenzando a proyectarse con fuerza a nivel nacional nuestro deseo de convertirnos en estado.

Durante sus años en Washington, se desempeñó como “National Committeeman” demócrata junto a mi madre, Nívea Hernández de McClintock, la “National Committeewoman”.  A partir del 2000, y por 17 años, sucedí a Baltasar en la misma posición, hoy honrosamente ocupada por mi sucesor, el licenciado Luis Dávila Pernes.

Durante sus años en Washington, se dió el único incidenteno-pacífico que conozco en el que Baltasar fue víctima, cuandoel ya fallecido congresista boricua Bob García tuvo que interponerse cuando el congresista socialista Ron Dellums (D-CA) intentaba atacar a los puños al Comisionado Residente en el hemiciclo de la Cámara federal.  La interesantísima autobiografía de García arrojará pronto más luz de este encuentro entre un controversial congresista izquierdista acusado de usar cocaína, con un hijo aún en prisión, y el apacible y religioso hombre de familia que representó a Puerto Rico por ocho años en el Congreso.

El gabinete del gobernador Pedro Rosselló fue prestigiado con la selección de Baltasar como Secretario de Estado y frecuente gobernador interino, hasta que Rosselló lo elevó como uno de los poquitísimos estadistas en desempeñarse como Juez Asociado del Tribunal Supremo, presidido por su entrañable amigo de décadas, el juez José Andreu García.

Como Presidente del Senado, pude asegurarme que, al llegar a la edad de retiro, su asiento en el Supremo se reservara para que otro alumno de Baltasar, su ex vecino, Luis Fortuño, nominara y el primer Senado presidido por Thomas Rivera Schatz confirmara, al actual Juez Asociado Rafael Martínez Torres como sucesor de Baltasar, parte de mi exitoso esfuerzo por rebalancear el Supremo.

Un hombre moral, católico, extremadamente religioso-hermano de una monja y de un obispo, honró el servicio públicoy hoy ha ganado su máxima aspiración, la vida eternal.

Otras columnas de Kenneth McClintock

viernes, 11 de enero de 2019

¿Hamilton en Singapur?

El exsecretario de Estado Kenneth McClintock expresa que la producción de "Hamilton" demostró resiliencia durante el cambio de teatro en Puerto Rico

lunes, 24 de diciembre de 2018

Earthrise: los 50 años del Apolo VIII

Kenneth D. McClintock, exsecretario de Estado, describe el momento en que la nave espacial se comunica con la Tierra desde la órbita lunar

jueves, 13 de diciembre de 2018

Un gallo picoteado y muerto: símbolo del territorio

El exsecretario de Estado, Kenneth McClintock opina que por ser un territorio, sin un bloque de congresistas en Washington, Puerto Rico no pudo combatir la prohibición federal de las peleas de gallo

sábado, 1 de diciembre de 2018

“¡Yo quiero Estadidad ahora!”

Esta frase de George H.W. Bush lo dejó incorporado en la historia de Puerto Rico, argumenta Kenneth McClintock

💬Ver 0 comentarios