Víctor García San Inocencio

Tribuna Invitada

Por Víctor García San Inocencio
💬 0

Corrupción tóxica


“Por desgracia, entre los seis mil millones de creyentes que hay en el mundo, muchos son personas corruptas que solo persiguen sus intereses”:  Dalái Lama (2015)

Precisamente fue un día como el 6 de julio cuando nació, en el 1935, el Dalái Lama, quien hasta 2011 fue el líder político del pueblo tibetano, y al presente se mantiene como su líder espiritual. 

La cita de la figura cimera del budismo que encabeza este texto proviene de la experiencia de un extraordinario líder político y religioso, el más grande y humilde de los tibetanos. En esta cita del exiliado monje —su país fue y sigue invadido por China— se recoge de manera clara y sencilla la mampara que cubre a muchos corruptos “que solo persiguen sus intereses”.

En Puerto Rico tenemos tanto en la esfera pública como en la privada muchos de estos seres que solo persiguen sus intereses. La avaricia y el egoísmo carcome sus “felices” vidas y por eso no creen en otra cosa que no sea su materialismo hueco, su placer efímero y su poder ilusorio. No creen, si la tienen, en su religión; ni en su partido político, ni en Puerto Rico. Son el triste producto de la degeneración ética y moral, política y social que el colonialismo prohija y agrava. Son corruptos y creen en corromperse, tan corruptos como el propio sistema al cual recíprocamente corrompen.

Es una vergüenza escuchar o leer las noticias de nuestra patria en estos días en que la corrupción entró en su perpetua campaña. Es muy difícil explicarle a nuestros jóvenes y niños su contenido de conductas que son fundamentalmente dañinas, egoístas y destructivas.

Lo más triste es que de estos personajes —unos son inocentes, otros presumiblemente inocentes— los que son culpables, no sienten ningún rubor, ni bochorno, a pesar de que destruyen el bien común, privan de elementos esenciales para la vida y el desarrollo a las comunidades y a las personas y sobre todo se roban la ilusión y la esperanza.

Cuánta falsedad los guía, cuánta soberbia los impulsa, la impunidad les dura todavía, y uno se pregunta, si han servido para algo, tantos tahúres de oficio violadores, por cuya llegada clamaba Palés en nuestra tierra estéril.

Hay que darse una bofetada colectiva y despertarse de la ingenuidad y del sueño. Y hay que buscar rehacernos dueños del futuro, porque el presente tóxico y lo acumulado hay que limpiarlo —nosotros— porque los otros, ni lo han querido hacer, ni van a hacerlo. Esa es otra de las claves de su dominio. 

Otras columnas de Víctor García San Inocencio

sábado, 3 de agosto de 2019

Borrasca de una guerra interna

El Profesor Víctor García San Inocencio analiza la situación legal de Pedro Pierluisi como gobernador a luz de las luchas de poder dentro del PNP.

viernes, 2 de agosto de 2019

Gobernador a la cañona

Víctor García San Inocencio declara que los juegos y estrategias jurídicas y politiqueras agrandan el clima de incertidumbre en Puerto Rico

sábado, 27 de julio de 2019

Praxis y realismo luego del primer asalto

Víctor García San Inocencio señala que la simple salida o expulsión del gobernador podría significar simplemente una muda de ropa, nunca de piel, ni de médula sistémica colonial

💬Ver 0 comentarios