José M. Medina Montes

Tribuna Invitada

Por José M. Medina Montes
💬 0

Corto y largo plazos

H ablar de promesas a corto plazo es lo más típico en los candidatos a un puesto político. Es usual en los ejecutivos de empresas empeñados en presentar alzas sustanciales de ganancias, en forma de dividendos, en la próxima reunión de accionistas.

Por tanto, pensar y moverse con metas a corto plazo es frecuente, a nivel gubernamental y empresarial. Es en cierto modo “natural”, cónsono con el deseo de obtener resultados palpables para los votantes o los accionistas.

Pero el corto plazo puede conllevar peligro si se le desconecta del largo plazo, ya sea del país o de la empresa. Esto ocurriría fácilmente si las metas actuales no están alineadas con los objetivos futuros o, peor, si lo que se hace ahora dificulta o impide el logro de las metas futuras.

Para tener en cuenta el largo plazo en el presente es necesario tener una visión del futuro deseable, que se hayan definido las metas futuras, tanto para el país como para una empresa.

Sobre las empresas, unas palabras de Jordi Canals Margalef, director general del IESE Business School, describen lo que puede suceder a una empresa con la visión limitada por el “cortoplacismo”: “La búsqueda casi exclusiva de la eficacia a corto plazo conduce a que las empresas pierdan dinamismo, recorten proyectos, aplacen la formación, reduzcan inversiones y proporcionen menos oportunidades de empleo; en último término, su capacidad de desarrollo exitoso a largo plazo disminuye, y se acaba cuestionando su función social”.

El enfoque ético, de más rango que lo económico, puede tender un puente entre lo presente y futuro, en las actividades gubernamentales y empresariales. Según Canals, “sólo una perspectiva positiva de la dignidad de la persona y la renovación de los criterios éticos y morales en la dirección de empresas y en el gobierno de organizaciones públicas y privadas ayudará a superar el estrecho horizonte que la crisis económica contemporánea ha dejado a nuestro conjunto social”.

Construir el presente teniendo en cuenta el futuro, aunque no es fácil, es imprescindible: de lo contrario se va a la deriva, sin una brújula que nos indique la dirección deseada.

Otras columnas de José M. Medina Montes

jueves, 4 de octubre de 2018

Empresarismo juvenil isleño

El profesor José Medina Montes alude a la importancia de fomentar el empresarismo juvenil en la isla

💬Ver 0 comentarios