Ana Teresa Toro

Buscapié

Por Ana Teresa Toro
💬 0

Cosas del turismo

Antes del turismo, vino la excursión y antes de la excursión, estuvo la visita. Las tres experiencias mediadas por el deseo de ir al encuentro con el otro -cualquiera que sea- y así terminar conociéndonos mejor. Pero el turismo de estos tiempos, prescinde de una parte del viaje. Y tantas veces no se va al encuentro de nada, y no se viaja para ver el mundo sino para que el mundo le vea a uno.

Estamos en pleno verano, y alrededor del mundo millones de personas se trasladan de un país a otro en busca del selfieperfecto. Intentan por todos los medios llegar a catedrales y monumentos, a museos y ruinas, a torres y puentes con el único propósito de decir —y en algunos casos alardear— que se ha estado allí. Pero ¿qué significa estar de veras en un lugar? ¿Habitarlo hasta que nos habite? ¿Recorrer una ciudad hasta que nos revele lo que todo viaje es capaz de revelarnos? Esa nueva ruta interior que descubrimos cuando trasladamos el cuerpo. Viajamos por fuera para poder recorrernos por dentro.

Observo a los turistas con respeto, fascinación y tristeza. Es valiente salir de casa y llegar muy lejos con el único afán de descubrir. Es fascinante y emociona el ver los rostros de asombro que experimentan ante culturas y realidades distintas. La tristeza viene después. Los observo tomándose fotos sonreídas frente al monumento de recordación a las víctimas del 11 de septiembre. Ocurre lo mismo en campos de concentración en Alemania o en el Valle de los Caídos. La constante es la misma: no hay un minuto para reflexionar sobre la historia.

Viajar y entrar en contacto con el otro siempre ha sido un paso importante hacia la búsqueda de puentes de entendimiento entre culturas y países. Viajar derrumba prejuicios y disuelve los miedos que se siembran desde el desconocimiento. En estos tiempos urge viajar, a pie o en avión, a otro pueblo o a otro continente, pero viajar estando presentes. Que la imagen no cancele la memoria, que viajar nos vuelva a hacer mejores, que decir turismo no suene tan mal.

Otras columnas de Ana Teresa Toro

domingo, 20 de enero de 2019

Una historia de perros

Ante el escenario de violencia que vive el país, hablar de violencia sin hablar de pobreza es un ejercicio inútil

miércoles, 19 de diciembre de 2018

Apego a la tierra

Si bien la diáspora es una fuerza indispensable, no debemos olvidar que existe una isla, un espacio físico concreto, una tierra que nos pertenece expone la escritora Ana Teresa Toro

viernes, 30 de noviembre de 2018

No habrá paraguas suficientes en La Fortaleza

La autora dice que el desdén, seguido de una reacción violenta por parte del gobierno al reclamo de acción en contra de la violencia contra la mujer, revela la falta de compromiso social y gubernamental para atender la raíz de esta crisis

miércoles, 21 de noviembre de 2018

“Mainland”

Ana Teresa Toro expresa que el aumento de la presencia puertorriqueña en las elecciones norteamericanas y en el debate mediático, ha generado un nuevo vocabulario para definir lo local versus lo estadounidense

💬Ver 0 comentarios