Zoé Laboy Alvarado

Punto de vista

Por Zoé Laboy Alvarado
💬 0

COVID-19: datos y decisiones de reapertura

En Puerto Rico, a veces creemos que estamos solos, que lo que ocurre aquí es exclusivo de nuestra isla. A pesar de que en ocasiones es así, en muchas otras solo tenemos que mirar más allá de nuestro terruño para darnos cuenta de que lo que nos sucede a otros les pasa igual, y quizás sus experiencias nos puedan ayudar a ver alternativas de cómo enfrentar ciertos retos.

Esta semana Puerto Rico amaneció con un poco de confusión sobre los pasos a seguir para la reapertura de ciertos componentes de nuestra economía, ante los retos que la pandemia nos presenta. La semana pasada, el secretario de Desarrollo Económico y Comercio, Manuel Laboy, adelantaba que, tan próximo como el lunes de esta semana, otros negocios como los de venta al detal, barberías y salones de belleza pudieran abrir, comenzando la segunda fase de la reapertura.

Sin embargo, la gobernadora aclaró que la primera fase de la reapertura bajo la cual se permitió que trabajadores de la construcción y manufactura volvieran a sus centros de trabajo, incluye tres semanas de evaluación de resultados para determinar si se puede comenzar la segunda fase. Esta semana es esa última cuyos resultados serán considerados para tomar una decisión informada sobre la posibilidad de una segunda fase en la cual más negocios reabran sus puertas.

Cumplir con la responsabilidad de tomar decisiones informadas hoy es más importante y necesario que en otros momentos, particularmente cuando determinaciones apresuradas pudieran resultar en mayor número de contagios y hasta muertes. Pero esa responsabilidad de nuestro gobierno no es exclusiva de Puerto Rico.

A través del mundo, otros gobiernos se encuentran evaluando la información disponible para tomar decisiones sobre la reapertura de negocios y el camino correcto para volver a la “normalidad”. De hecho, uno de los factores que toman en consideración es cómo los datos disponibles sobre los contagios y muertes por el COVID-19 pudieran llevar a conclusiones erróneas. La realidad es que, a medida que pasa el tiempo, los expertos, incluidos estudiosos de universidades como Pennsylvania y Johns Hopkins, aprenden más sobre esta pandemia. Han concluido que la mayor parte de las personas muestra síntomas a los cinco días y los síntomas más fuertes tardan hasta tres semanas en presentarse.

Por esa razón es que una segunda ola de contagio pudiera detectarse tarde, a menos que se hagan pruebas en masa para identificar a las personas contagiadas, aun cuando no muestren síntomas.

Esta información debe levantar la bandera de alerta. A base de lo que nos explican, los números no reflejan la realidad del momento; reflejan la realidad de aproximadamente tres semanas atrás, y ese es un factor que el gobierno debe tomar en cuenta. Por tanto, para saber cómo la reapertura ha impactado la situación sobre el contagio, sugieren evaluar los datos de cinco a seis semanas, contadas a partir de la toma de decisión para la reapertura.

Volviendo a nuestra isla, la gobernadora ya ha dicho que la decisión de una segunda fase de reapertura se tomará considerando los resultados de las últimas tres semanas. Quizás sea esta una de esas ocasiones en las cuales debemos mirar qué está pasando más allá y utilizar las experiencias de otros lugares para nuestro beneficio. Por tanto, hago un llamado a evaluar si tres semanas son suficientes para esa decisión informada.

Independientemente de lo que decida nuestro gobierno, a ellos les pido que no se aventuren a tomar decisiones apresuradas, y a cada uno de nosotros, a hacer lo que nos toca, a tomar las medidas de seguridad y prevención necesarias.

Otras columnas de Zoé Laboy Alvarado

lunes, 25 de mayo de 2020

¿Cuál es la base de la reapertura económica?

Zoé Laboy Alvarado señala que la goberandora debe explicar sus criterios para reabrir más la economía a pesar de que los contagios continúan en alza en Puerto Rico

miércoles, 20 de mayo de 2020

Déjà vu: el chat de Rosselló y ahora Apex

La actitud de desprecio por los demás, la falta de empatía por el dolor ajeno, la avaricia y la falta de valores expresada en estos mensajes me recuerdan que en Puerto Rico ya hemos vivido esto antes y no hace tanto, escribe Zoé Laboy Alvarado

jueves, 14 de mayo de 2020

¿Dónde están las ayudas?

El gobierno dijo que las ayudas venían; el dinero está ahí, pero ya las palabras no bastan. Es indignante e inaceptable que, bajo estas circunstancias, aplique el refrán “del dicho al hecho, hay gran trecho”, dice Zoé Laboy

💬Ver 0 comentarios