Astrid E. Santiago Orria

Punto de Vista

Por Astrid E. Santiago Orria
💬 0

COVID-19: retos y oportunidades para el adulto mayor

A nivel mundial se registra un aumento en la población adulta mayor.  En Puerto Rico, la Ley 121 de 2019 define adulto mayor como aquella persona que posee 60 años o más.  La realidad de nuestro país es que una de cada cuatro personas son adultas mayores.  

El reto que representa el envejecimiento de la población en Puerto Rico se hace patente ante la llegada del COVID-19, que tiene una mayor incidencia y prevalencia mayor en adultos mayores.

El principal reto ante la pandemia es aceptar el distanciamiento social como requisito de seguridad para el mantenimiento de la salud.  El distanciamiento social pone en riesgo a la persona que pueda sufrir de depresión, frustración, ansiedad, actitudes violentas y hasta ideas suicida.  

Por años hemos trabajado en la creación de medidas que reduzcan el edadismo y fomenten la integración del adulto mayor en la sociedad. Sin embargo, hoy tenemos que abordar el reto del COVID-19 utilizando el aislamiento social como aliado de la salud.  

Comparto aquí algunas alternativas que les permitirá estar integrados aún en el distanciamiento requerido:

1. Comienza haciendo una lista de las personas con quienes deseas mantener el contacto.  Toma el teléfono y dale una llamada. A otros les vendría bien recibir en algún momento del año una carta por correo así que toma un bolígrafo y escribe una carta (más tarde puedes enviarla).  Para otros ya es hora de que usen las redes para enviar mensajes.  

2. Dedica un tiempo para ti.  Muchas veces el ajoro de vida nos limita la oportunidad de mimarnos así que toma un buen baño, respira y concéntrate en enviar luz a cada uno de tus órganos.  

3. Realiza ejercicios de estimulación mental con juegos como sopa de letras, sudokus. También puedes leer un libro.

4. Sal al balcón o al patio de tu casa y toma un poco de sol, antes de las 10:00 a.m. o pasadas las 3:00 p.m.

5. Camina dentro de tu casa. En la noche, sal a tu balcón o patio y aprovecha el momento para mirar al cielo. 

6. Adopta una actitud positiva, centrada en el presente, basada en la aceptación de que esto es pasajero y que el amor de otros no puede ser expresado únicamente mediante el contacto físico.

7. Busca ayuda cuando la necesites. Llama a tu vecino, amigo o familiar si te falta algo de comida u otra cosa y pídele que lo busque por ti.

8. Sé creativo: cocina, pinta, escribe, arregla tus collares o haz manualidades con los materiales que tienes en la casa.

9. Si te congregas en una iglesia, busca los horarios de los servicios religiosos que están ofreciendo en las redes sociales, radio y televisión. De esta forma puedes continuar participando de los mismos.

El distanciamiento social no es sinónimo de abandonar o vivir en soledad.  Es parte de tu autocuidado y la continuación o comienzo de darte  tiempo para amarte a ti mismo.


Otras columnas de Astrid E. Santiago Orria

💬Ver 0 comentarios