Amarilis Ramos Rivera

Tribuna Invitada

Por Amarilis Ramos Rivera
💬 0

Crear redes solidarias tras María

Por más de una década, la generación con mayor crecimiento en Puerto Rico ha sido la del adulto mayor. Hoy representa el 23% de nuestra población, lo que lleva a que se interprete que son quienes gozan de mayores atenciones y calidad de vida. No es así: nuestros adultos mayores están entre las poblaciones de mayor desventaja.

El paso del huracán María y la crisis que creó no son la excepción. Para mayor tristeza, observamos la indiferencia de aquellos responsables por su bienestar y cuidado: la familia y sociedad. El desastre muestra lo visible, lo que físicamente desapareció, pero cubre lo invisible, como las emociones trastocadas por el sufrimiento de lo perdido.

En medio de esta fragilidad florecen los sentimientos de abandono y desesperanza; los pensamientos que atentan contra su vida y altos niveles de estresores por las pérdidas y la preocupación por los familiares. Algunos familiares que se alejan dejan al envejecido con otros familiares o en centros de cuidado con la única atención de la institución y sin el calor de una familia.

Todo individuo merece sensibilidad ante lo vivido con este desastre. Ninguna persona debe ser discriminada por su edad y la inclusión a la sociedad es imperativa. Debemos considerar que el adulto mayor puede aportar el abono para nuestro resurgir como sociedad. Esta debe permitir en equidad la integración del adulto mayor, no solo mediante la ley sino con las acciones.

Una sociedad sana respeta los valores de la vida y la convivencia haciendo parte a todos sus miembros sin discriminarlos. Ante el paso de María, nuestra población adulta mayor merece que se reconozca que es normal sentirse decaído y preocupado. Pero la comunidad y la familia deben apoyarla en el proceso y ayudarla a levantarse.

¡Comunidad!, lideren y creen redes de apoyo entre familiares y amigos para que ninguna persona se sienta sola en su calle, urbanización o barrio. ¡Seamos el cambio que queremos ver!

Otras columnas de Amarilis Ramos Rivera

💬Ver 0 comentarios