Fernando Cabanillas

Consejos de cabecera

Por Fernando Cabanillas
💬 0

¿Cuál es la mejor prueba de coronavirus?

El viernes de la semana pasada la más alta jerarquía de Estados Unidos fue sacudida con la noticia de que dos personas asociadas a la Casa Blanca fueron diagnosticadas con COVID-19. Una de ellas, el valet personal del presidente Trump, y la otra, la secretaria de prensa del vicepresidente Pence.

Ese mismo día, Trump explicó que todo el personal de la Casa Blanca, menos él, ya había empezado a usar mascarillas. Como dicen allá en el norte, esto es como cerrar la puerta del establo después de que el caballo se ha escapado.

El presidente obviamente está algo perturbado con esa noticia. No es mi intención aclararle su confusión. De hecho, puede que se confunda más si llega a leer lo que voy a decir, pero confío en que mis lectores entenderán a cabalidad mis explicaciones acerca de las pruebas para COVID-19.

Existen dos tipos de pruebas: la molecular, que detecta el virus directamente, y la serológica, tambien conocida como rápida, que detecta los anticuerpos en contra del virus. ¿Cuál es mejor? ¿Cuán precisas son? Debido a la emergencia, la FDA ha permitido a los fabricantes de pruebas comercializar sus análisis aun cuando no hayan sido revisados por la agencia. Ahora tenemos al menos 90 pruebas en el mercado, y poco conocemos sobre la precisión de cada una. La eficacia de las pruebas depende de varios factores. La calidad de la prueba es el primero. En este momento existe un sinnúmero de pruebas comerciales rápidas, algunas muy deficientes y otras excelentes. Lamentablemente, los laboratorios clínicos no nos indican el margen de error, ni el origen de las pruebas que utilizan. La compañía Roche acaba de revelar que su prueba rápida serológica ha sido validada en 5,572 muestras con una sensibilidad de 100% y especificidad de 99.8%. Estas cifras son realmente espectaculares. Significan que la prueba es capaz de identificar 100% de los casos infectados con COVID-19. Usualmente las pruebas de alta sensibilidad como en este caso, tienden a dar muchos resultados denominados como “falsos positivos” (resultados positivos en personas que no están infectadas). A eso le llamamos pobre especificidad. Sin embargo, la prueba de Roche solo falla en 2 de cada 1,000 diagnosticados, una especificidad espectacular. No existe otra prueba como esta hasta donde yo sé. La tasa de falsa positividad en la mayoría de las otras pruebas serológicas en el mercado es de menos de 5%, pero en algunas pruebas es tan alta como un 15%.

Algo que no revelan de rutina en Puerto Rico los laboratorios es la especificidad y sensibilidad de las pruebas comerciales que nos ofrecen. Tenemos pruebas que arrojan muchos falsos negativos, lo cual pone en riesgo a la población general, ya que esos falsos negativos, al no ser diagnosticados correctamente, estarían contagiando a otras personas.

Cuando se trata de falsos positivos, es otro cantar. ¿A qué se debe que salga erróneamente como contagiado en la prueba rápida? No olvidemos que el coronavirus es una familia que incluye también aquellos coronavirus comunes que solo causan un catarro pero que pueden arrojar positivo en la prueba rápida.

Para que una prueba sea útil, la especificidad debe ser cercana al 100%, como la de Roche. Tomemos, por ejemplo, un pueblo de 1,000 habitantes en el que se va a hacer una investigación epidemiológica con el fin de determinar la prevalencia del virus. Vamos a asumir, de antemano, que 1% del pueblo (10 personas) ha estado expuesto al COVID-19. Si la prueba que utilizamos tiene una especificidad del 90% (10% falsos positivos), entonces identificaría erróneamente a 100 personas de los 1,000 habitantes como habiendo estado en contacto en algún momento con el virus. En otras palabras, la prueba identificaría los 10 casos correctamente, pero 100 erróneamente. Si la prevalencia de COVID-19 hubiese sido 50%, entonces la prueba identificaría 500 correctamente y 100 incorrectamente. El principio básico que esto demuestra es que mientras más prevalente es la enfermedad en la población, mayor la proporción de verdaderos positivos a falsos positivos.

Toda prueba rápida (serológica) debe confirmarse con una prueba molecular que nos dice si el virus está presente en la nariz o garganta del enfermo. Pero ¿es esta prueba molecular definitiva o final? Sí y no. Si la prueba molecular da un resultado positivo, es suficiente para decir que el paciente está infectado con COVID-19, siempre y cuando el laboratorio conduzca la prueba correctamente. Pero la prueba molecular también puede dar resultados erróneos, tales como falsos negativos hasta en 33% debido a que el virus, después de varios días, tiende a moverse de la garganta hacia el tracto respiratorio inferior, infectando los pulmones. 

¿Cómo interpretar entonces casos que son positivos en la prueba rápida pero negativos en la molecular? Pueden ser falsos positivos en la prueba rápida o igual podrían ser falsos negativos en la molecular. ¿Y qué hacer con ellos? Se deben interpretar de acuerdo al contexto clínico. Si el cuadro clínico es típico de COVID-19, entonces se debe considerar la prueba rápida como correctamente positiva y la molecular como falsamente negativa. La causa más común de que la prueba molecular dé falsamente negativa es el tomar la muestra después de 7-10 días de enfermedad cuando ya el virus está desapareciendo de la nariz y garganta. Pero lo más relevante es que ya el paciente noestá contagioso.

En fin, la solución está en la combinación del cuadro clínico del paciente con el resultado de la prueba molecular, de la prueba serológica, y del momento en que se hace cada una de ellas… siempre con el paciente en primer puesto.

Volviendo al presidente, él dijo que su valet había dado negativo en la prueba cuatro días antes. “Esta es la razón de por qué las pruebas no son necesariamente la respuesta al problema”, aseveró, refiriéndose a las críticas que le han lanzado por las pocas pruebas que se hacen en Estados Unidos. Para colmo, comentó que a la población de Estados Unidos se le están haciendo demasiadas pruebas. Acto seguido, se contradijo, diciendo que a todo el personal de la Casa Blanca se le practicarían pruebas diariamente.

¿Significa esto que esas pruebas son buenas para las élites en Casa Blanca, pero no para los “satos” que componen el resto del país?

Otras columnas de Fernando Cabanillas

domingo, 10 de mayo de 2020

Mascarillas y guantes: ¿moda o protección?

¿Cuán imprescindibles son los guantes cuando se sale a un lugar público? Sin duda, muchos piensan que es la mejor forma de protegerse. Pues no es así, escribe Fernando Cabanillas

domingo, 3 de mayo de 2020

COVID-19: unos muy bien y otros fatal

¿Cómo podemos explicar que a algunos jóvenes les va muy mal, mientras a otros muy mayores, les va fenomenal? La lógica nos dice que la explicación debe estar en el huésped y no en el virus invasor, escribe Fernando Cabanillas

💬Ver 0 comentarios