Pedro Reina Pérez

Tribuna Invitada

Por Pedro Reina Pérez
💬 0

Cuando la nieve apesta

Todo frenesí tiene su motivo, y el nuestro no es la excepción. Embriagados hasta el cansancio con la cantaleta del plebiscito, y agotados por otros temas como el de la huelga estudiantil de la Universidad de Puerto Rico (UPR), perdemos de vista, en la pelea chiquita, lo más urgente: que asistimos a la degradación más tenaz de nuestras instituciones públicas.

Y esto no es casualidad. Muy por el contrario, es el resultado de una estrategia deliberada de enajenación dirigida a encender nuestras pasiones tribales de modo que quememos energías en eso, en vez de invertirlas en descifrar y cuestionar lo que nos esconden bajo la mesa. Este diseño pernicioso, sin una impugnación adecuada de la ciudadanía, tendrá consecuencias muy difíciles de borrar.

Debo concurrir con un conocido analista de radio que sostiene que la relación colonial está hecha para no terminar nunca, y que los medios de comunicación son el vehículo principal para el enajenamiento de la gente. Esto es así porque la subordinación de los puertorriqueños es un negocio demasiado rentable como para dejarlo ir.

La ansiedad del colonizado se aplaca con beneficios parciales (ciudadanía, salario mínimo) pero a cambio se instala la precariedad en la imaginación colectiva de modo que se pueda activar cuando convenga, tirando de las palancas correctas. El resultado de esta operación es el terror que, manejado con astucia, detiene cualquier cuestionamiento al poder. El miedo a la pérdida permanente consume cualquier intención emancipadora. Esta ha sido nuestra realidad en lo que va de 2017 y las circunstancias no prometen ponerse mejor. Dos ejemplos me sirven para ilustrarlo: la cobertura de la huelga en la UPR y la campaña por la estadidad.

Mientras se cerraban escuelas, reformaban las leyes laborales escamoteando derechos a los trabajadores y enmendaban el Código Penal para criminalizar la libertad de expresión —se estereotipó al estudiantado universitario como terroristas y se encandiló la campaña por el plebiscito para desviar la pasión y debilitar cualquier activismo en contra del Gobierno.

Esta estrategia fue efectiva porque pocas cosas enardecen a los puertorriqueños como las tribus políticas. El partidismo, en la mayoría de los casos, incita a una lealtad ciega y cerrera. Pero entendámoslo bien: argumentar nos apasiona pero elegir nos acobarda. Si no me cree, pregúntese por qué los anexionistas no coparon las urnas el domingo cuando tenían una oportunidad de oro para exhibir su mollero y respaldar su proyecto de anexión —por encima de un boicot hecho precisamente para detenerlos. La respuesta es sencilla: el cambio produce terror y la gente prefiere lo que conoce. Ante la incertidumbre y lo desconocido, la playa y el centro comercial resultan destinos más seguros que ir a las urnas.

Y a todo esto, ¿qué piensa la Junta de Control Fiscal —ese ente tan elegantey gentil— sobre los gastos alegres y los estimados de ingresos futuros en el Gobierno? Mientras más los observo en su colusión marrullera, mejor comprendo que estos prohombres quieren regresar a las mismas iglesias y clubes sociales con los bolsillos llenos, para lo que requerirán acuerdos de honor y silencio. La muestra de oro la dieron en su reunión con el liderato estudiantil al revelar que los recortes al presupuesto de la Universidad los pidió el gobernador Rosselló a la Junta para no tener él que embarrarse las manos.

Así comprendimos que la UPR sería la alcancía a romper para que el ejecutivo y legislativo sigan pagando y pagándose monstruosos emolumentos. Y mientras tanto, la gente aturdida con la boina de Chávez, la estadidad inminente y los “memes” de Aníbal Acevedo Vilá. Pura demagogia asquerosa.

Otras columnas de Pedro Reina Pérez

viernes, 21 de septiembre de 2018

Ruega por nosotros

El profesor Pedro Reina argumenta sobre perversidad del drama que sufre gran parte de la población de la isla a un año de la catástrofe provocada por el huracán María

viernes, 17 de agosto de 2018

El reino de las paradojas

El profesor Pedro Reina presenta un recuento de varias acciones gubernamentales recientes y destaca paradojas en el escenario de la crisis fiscal

viernes, 20 de julio de 2018

Los días de la ira

El historiador Pedro Reina indica que el colonialismo mata

💬Ver 0 comentarios