Ana Teresa Rodríguez Lebrón
💬 0

Cuando las cabras velan la lechuga

En esta joya empeñada en “Wall Street” y que llamamos país, si fuésemos a recibir un dólar por cada perreta seudomoralista, de seguro ya tendríamos salda la deuda.

Como política pública queda claro que la estrategia del gobierno de Ricardo Roselló es: hacer creer que es él quien está en el mando y no la Junta, “repetir como el papagayo” datos alternativos y dar luz verde a las agresiones físicas de quienes cuestionen sus acciones.

Lo patético del asunto es que nada de esto es nuevo. La diferencia, si alguna, estriba en que en algunos cuatrienios la represión y censura son más intensas y visibles que en otros.

Por eso no nos debe de extrañar cómo nuevamente le niegan al país el acceso a la información; y en el filo de la noche derogan leyes que buscan dar con los culpables de este desmadre. Ante esto, el ejercicio dictatorial de violentar derechos civiles y humanos del presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, no sorprende.

Pero el silencio o la parsimonia reacción de otros sí, aunque sea un ápice. Lo confieso, el optimismo moribundo en mí reconoce que esperó por la imagen de algunos de los ocupantes de la casa de las leyes interpuestos, cual muro de contención, entre un pueblo cansado y el gas pimienta de la policía. Por lo visto, es mucho el camino que resta en esto de aprender que existe más de un método para construir puentes solidarios, en la defensa de nuestros derechos como pueblo.

Insisto, se nos hace tarde para dar cuenta que las cabras se han hecho expertas en la elocuencia. Tanto así que, cada cuatro años, independientes o acompañadas, nos hacen creer el cuento de que deben ser ellas quienes sigan al mando de velar por las lechugas.

Otras columnas de Ana Teresa Rodríguez Lebrón

lunes, 17 de septiembre de 2018

Denunciar la mentira

Ana Teresa Rodríguez Lebrón argumenta sobre el valor de la denuncia de la mentira

lunes, 20 de agosto de 2018

Nos queremos libres

Ana Teresa Rodríguez Lebrón aborda el problema de violencia contra la mujer

lunes, 16 de julio de 2018

Sacrificio salarial

La escritora Ana Teresa Rodríguez Lebrón señala que ganarse casi un millón de dólares pagado por un pueblo estrangulado económicamente no es un sacrificio

💬Ver 0 comentarios