Joshua Manuel Bonet

Punto de vista

Por Joshua Manuel Bonet
💬 0

¿Cuándo se les permitirá respirar justicia a las personas negras?

El lunes, 25 de mayo fue un día de gran dolor y angustia para las comunidades afroamericanas. George Floyd, un hombre de 46 años, fue asesinado bajo custodia policial tras un violento arresto. El exoficial responsable fue identificado como Derek Chauvin. Este acabó con la vida de un hombre negro desarmado cuando se le arrodilló en su cuello. Chauvin y los otros cuatro oficiales fueron despedidos al día siguiente por su participación en la detención y muerte de Floyd. Este suceso ha generado grandes controversias, puesto que la ira por la brutalidad policial contra las comunidades afroamericanas ha desembocado en protestas y demostraciones. 

Antes de continuar, es primordial definir lo que es la brutalidad policial. Este fenómeno se entiende como el uso de fuerza injustificado y excesivo, y en ocasiones ilegal, contra civiles por parte de agentes de la policía. Modalidades de la brutalidad policial incluyen agresión, tortura, asesinato, intimidación y abuso verbal, entre otras.

Alrededor de todo Estados Unidos se ha estimado que el 60.4% de la población se identifica como blanca; mientras que los afroamericanos representan el 13.4 % de la población. Claramente, la población blanca continúa siendo el grupo racial mayoritario. Según estadísticas del 2019, recopiladas por el Statista Research Department, la cifra de muertes de civiles blancos por armas de fuego en manos de agentes de la policía fue de 370 fatalidades. En contraste, la cifra para civiles negros se estimó en un total de 235 muertes. 

Es importante mencionar que esta estadística no distingue entre los distintos escenarios que podrían provocar un desenlace trágico, sino que son fatalidades en total a manos de la policía. No obstante, es preocupante cuando tomamos en cuenta que las minorías raciales, específicamente las comunidades negras, son más vulnerables ante el uso letal de la fuerza por parte de la policía. 

Tomando en cuenta la proporción racial antes mencionada, esto significa que 2 de cada un millón de civiles blancos resultan víctimas del uso de armas de fuego por parte de la policía; en cambio, para la población civil negra, esta cifra aumenta a 5 de cada un millón, lo cual es altamente preocupante. Visiblemente hay una desproporcionalidad entre la cantidad de vidas blancas y vidas negras que se pierden a manos de agentes de la policía. Las personas negras, aunque representan una minoría racial, componen un número alarmante de las fatalidades en esta categoría. Estas comunidades continuamente describen que viven aterrorizadas, particularmente los padres y madres que temen por las vidas de los jóvenes. Imagine usted que me lee, despertar todas las mañanas y temer que, una vez envíe a sus hijos e hijas a la escuela, no regresen en la tarde. 

El vídeo de la muerte de Floyd quedó plasmado en las mentes de personas alrededor de todo el mundo. Sin duda alguna esto fue un acto abominable y los responsables merecen todo el peso de la ley. No obstante, esto no será suficiente. Como dijo una de las excandidatas a la presidencia por el Partido Demócrata, necesitamos leyes racialmente conscientes. Las vidas negras tienen igual valor que todas las demás, pero la inacción y complicidad del sistema pareciera restarles su valor. ¿Hasta cuándo?


💬Ver 0 comentarios