Félix Jiménez

Buscapié

Por Félix Jiménez
💬 0

Cuatro guapos en España

Eran cuatro. Cuatro jóvenes, guapos, elegantes. Cuatro hombres en trajes costosos y bellas camisas —una en rosa pálido, otras blancas— que comenzaron y terminaron devorándose, buscando razones o verdades o trucos para alzarse mañana con el triunfo en las elecciones generales de España.

Y batallaron gritando y sudando, como si estuvieran compitiendo por un título de lucha libre.

Los dos debates esperados se sucedieron esta semana en días consecutivos, como el final de una novela, o quizás como una serie de acción, donde los puños y las patadas eran verbales, pero dolían.

Casi como en el trópico.

La fecha es mañana y Pedro, dos Pablos y un Alberto se miden después de que sus campañas han sido salpicadas de alegaciones, de comentarios sobre sus vidas privadas, sus vidas íntimas, sus propiedades.

Casi como en el norte.

Y siguen siendo crisálidas que ansían llegar a despertar como mariposas políticas, con el mundo por delante.

Y trajeados —menos uno— e impecablemente peinados terminaron.

Hay un quinto candidato, el ultraderechista Santiago Abascal, que a contracorriente se mantiene dando peligrosas lecciones de derechismo institucional.

—“La homogeneidad cultural y moral es beneficiosa para la sociedad. También la religiosa”. — y avivando y extremando las recalcitrantes posiciones de esa derecha que se niega a reconocer los tiempos en que se vive.

También como en el norte, y a veces como aquí mismo en el Caribe. Y de esa forma las crisálidas políticas en España —salvando algunas diferencias y el peso implacable de su historia— se emparentan con las de tantos otros lugares que desean definir y otorgar libertades, o quitarlas ya, a rajatablas, con o sin sentido.

La cantidad de votantes que ha acudido a enviar votos adelantados ha sido masiva.

Y las crisálidas siguen en su desarrollo, aguantando procesos inesperados, un día más de vida antes de que se inicie otro ciclo de imprecisa búsqueda y precisos movimientos, que dejan a cuatro en el camino, y solo a uno a que vuele a sus anchas con España en sus espaldas.


Otras columnas de Félix Jiménez

jueves, 21 de mayo de 2020

Días de fiesta

Aquella maestra nos enseñó que teníamos que deshacernos en los días, descubrir, describir, desvelar, deshacernos de los miedos y que la vida nos recompensaría, recuerda Félix Jiménez

sábado, 9 de mayo de 2020

Carne con carne

La tragedia es la enfermedad, no las papilas gustativas. La tragedia no es que no puedas celebrar tu carne con carne, reflexiona Félix Jiménez

jueves, 23 de abril de 2020

Distanciamiento… y tanto tacto

Félix Jiménez reflexiona sobre la pérdida del ejercicio del sentido del tacto a la que nos ha forzado la pandemia mundial del coronavirus

viernes, 10 de abril de 2020

Paz y ciencia

Félix Jiménez reflexiona sobre los amigos, la paz y el aburrimiento en estos tiempos de pandemia y encierro

💬Ver 0 comentarios