Ruth Merino

Buscapié

Por Ruth Merino
💬 0

Cuerdas en Ballajá

Inmediatamente después de María se desvanecieron las guitarras de Ballajá. Los músicos (y aspirantes a músicos) tenían otros afanes. Algunos enfrentaron fuertes pérdidas… y ya no podrían volver.

Otros tuvieron que reportarse a las filas interminables que fueron el pan nuestro de cada día cuando buscábamos gasolina, alimentos y dinero en efectivo. Y, claro, también tuvieron que correr a centros comerciales donde existía la posibilidad de encontrar Wi-Fi y electricidad para las baterías de nuestras computadoras y celulares.

La urgencia y desesperación de esos quehaceres han quedado un poco atrás. Quizás por eso, cuando llega el sábado las guitarras regresan al antiguo edificio del Viejo San Juan. Cada guitarrista llega con su instrumento a la espalda. Se saludan, se ponen al día en cuanto a las experiencias que les ha tocado vivir en este tiempo huracanado y luego se acomodan para comenzar a practicar.

Se escuchan algunos arpegios de “En mi Viejo San Juan”. El tema gira en torno a la nostalgia y el amor por un Viejo San Juan hoy estremecido por María. Pero quizás el cariño se siente aún más, precisamente porque la belleza de algunas áreas existe, por ahora, solo en los corazones de los que interpretan la música y de quienes los oyen.

Siguen practicando. Siempre hace falta más tiempo. La mayoría de los alumnos –que representan todas las edades– trabaja a tiempo completo. Otros tienen sus estudios formales a los cuales han añadido la música. Otros ya se han jubilado.

“Yo pensé que la guitarra sería un instrumento fácil”, suspira un guitarrista en ciernes.

Todos están descubriendo que no lo es. Pero no se dan por vencidos. Se animan mutuamente. Llega el maestro (entusiasta, exigente, simpático) y de pronto se escuchan las primeras notas de una alegre canción navideña.

El ambiente cambia de inmediato. La música provoca sonrisas. La meta de algunos estudiantes es estar listos para Navidades. La intención es convertir la guitarra en un festivo instrumento de parranda que, muy importante, no necesita electricidad.

Otras columnas de Ruth Merino

domingo, 11 de noviembre de 2018

Victoria de las mujeres

La periodista Ruth Merino recuerda a Susan Anthony en el contexto de las elecciones de medio término celebradas el pasado martes en los Estados Unidos.

domingo, 28 de octubre de 2018

La violencia en Centroamérica

La periodista Ruth Merino argumenta sobre el impacto de la violencia en Centroamérica y su efecto en el movimiento de miles de personas de esa región hacia Estados Unidos

domingo, 14 de octubre de 2018

La pena de muerte otra vez

La periodista Ruth Merino comenta la orden de nuevo juicio contra Alexis Candelario, condenado a cadena perpetua por la Masacre de la Tómbola, y la posibilidad de que se le aplique la pena de muerte

lunes, 1 de octubre de 2018

Hasta luego, profesor

La periodista Ruth Merino recuerda al profesor Gabriel Moreno Plaza, quien falleció el 25 de septiembre de 2018

💬Ver 0 comentarios