Domingo Emanuelli

Punto de Vista

Por Domingo Emanuelli
💬 0

Cuesta arriba para Lúgaro el 2020

Las próximas elecciones van a ser determinantes para Puerto Rico.  A mi modo de ver, la elección del gobernador(a) y de la comisionada o comisionado en Washington va a tener un efecto crucial e histórico en el desenlace de las relaciones políticas entre Puerto Rico y Estados Unidos y por ende en el status político final de nuestro país. 

 La licenciada Lúgaro, al igual que el industrial Manuel Cidre, sirvió de vehículo en las elecciones del 2016 a un pueblo lleno de molestia e incertidumbre que no parecía tener afinidad con los candidatos a gobernador(a) por los partidos tradicionales, léase PPD, PNP y PIP. El electorado, navegando ante ese escenario, vio en Lúgaro y Cidre alternativas para expresar su voto en el contexto de esa molestia. No fue un respaldo a Lúgaro ni a Cidre en su carácter personal. Ellos solo sirvieron de hilo conductor de la expresión de molestia de ese gran segmento que votó por ellos.

El panorama para el 2020 ha cambiado. Dentro de las lecciones que nos presentó el verano de 2019 y que continúa restrujándonos en la cara la Junta de Supervisión Fiscal, está la realidad de que el actual status constituye una parte sustancial de nuestro problema de país. Nuestro pueblo no puede curar su dolor social y económico sin antes procurar y lograr una solución definitiva al status político de la isla. Por esa razón estas próximas elecciones van a ser unas elecciones plesbicitarias; unión permanente versus independencia y/o soberanía. En ese escenario ni la licenciada Lúgaro, ni su partido, tienen cabida. No pueden Lúgaro ni su partido, Movimiento Victoria Ciudadana, pretender atraer al electorado con una “mogolla” de elementos ideológicos. No se puede recabar el voto independentista y estadoísta a la misma vez. O se es estadoísta o se es independentista. No se puede ser las dos cosas a la misma vez.  Precisamente ha sido ese malabarismo ideológico (ELA) el que nos tiene en este hoyo existencial. Basta ya.

Los estadoístas y los independentistas (inclúyase en este último grupo a los soberanistas) están reclamando la definición política de nuestro país. O nos unimos permanentemente a los Estados Unidos utilizando como vehículo la estadidad, o nos salimos del esquema constitucional de los Estados Unidos ya sea mediante la Independencia o la “soberanía”, si hubiera alguna diferencia entre estas últimas dos alternativas.  

Ante esa disyuntiva histórica, para Lúgaro y su partido resultan cuesta arriba las elecciones del 2020.


Otras columnas de Domingo Emanuelli

sábado, 21 de diciembre de 2019

Candidata… pero también gobernadora

Wanda Vázquez es candidata, pero también es gobernadora. El pueblo espera que gobierne para todos y todas, dice Domingo Emanuelli

💬Ver 0 comentarios