Chu García

Tribuna Invitada

Por Chu García
💬 0

Cumple 90 años una leyenda coameña

Toco base con él varios días a la semana durante algunas entradas y de inmediato, antes de estrechar manos, me regala su sonrisa de labios carnosos y aromatizada de nobleza coameña.

Sin necesidad de clamarlo, el martes pasado cumplió 90 años, y su cuerpo y mente siguen compitiendo entre sí para saber cuál está en mejor estado, y puedo afirmar que parece un sexagenario.

Sin embargo, la Sociedad de Investigadores del Béisbol de América, capítulo de Puerto Rico y con Jorge F. López, Josean Torres y Ángel Colón en el diamante, honró a este personaje mítico el sábado pasado en el Museo del Deporte de Guaynabo, ante un grupo compacto de sus familiares y amigos que dejaron escapar gratuitamente signos de respeto y admiración por el nacido en 4 de septiembre de 1928, y quien en 1936 empezó jugando en las Ligas Negras de Nueva York, donde residía, y en 1946-47 debutó como lanzador con los Leones de Ponce, siendo el novato más destacado con ocho victorias y dos fracasos.

José Guillermo Santiago, apodado Pantalones por el insigne periodista y escritor, Emilio E. Huyke, debido a su cría desbordante desde el montículo, fue labrando una carrera exitosa en las Menores, en una época en que la piel obscura era un ponche seguro para llegar a las Grandes Ligas, lo que logró en 1954 con Cleveland, repitiendo en 1955 y terminando con los Atléticos de Kansas City, totalizando solamente 27 apariciones en las tres temporadas.

Su escalada al éxito fue en su patria, en 17 campañas con los Leones, Mayagüez-Aguadilla y San Juan, al igual que en las Serie del Caribe.

Sin una educación avanzada, Pantalones se transformó en un empresario triunfante en la pelota invernal, la TV, el boxeo y el hipismo, ganando fama por su honestidad y desprendimiento: pagaba a sus contratados antes de que realizaran su labor, algo inaudito en los referidos medios.

Pantalones, pues, nunca se desnudó frente a honradez y todavía empaca al vacío su decencia a 100 millas por hora.

Otras columnas de Chu García

miércoles, 17 de abril de 2019

Carlos Ortiz, mago del ring

Vaillant, que se suicidó en Miami, en 1985 a los 47 años, ya había perdido por decisión unánime con Ortiz, en 1961.

lunes, 15 de abril de 2019

Gregg Popovich y su consigna de ganar

Su rostro rojizo, cabellera blanca, carácter agrio y dieta perenne de sonrisa, convierten a Gregg Popovich, de padre serbio y madre croata, en un ser especial, que solo le interesa ganar y que jamás duda en regañar a sus estrellas de turno, que en la actualidad son LaMarcus Aldridge y DeMar DeRozan; el ido a Toronto, Kawhi Leonard; Tony Parker, con Charlotte Hornets: y los retirados Tim Duncan y Manu Ginóbili.

viernes, 12 de abril de 2019

Kobe Bryant: rey indiscutible de la vanidad

Si Kobe Bryant hubiese sido sicólogo o filósofo jamás hubiera hallado la cura para la vanidad: la lleva impregnada en cada uno de sus poros; y, lo que es peor, no pone reparos en clamarlo a los cuatro vientos.

miércoles, 10 de abril de 2019

Anécdotas fascinantes de Macho Camacho

Voy a pecar de exagerado, pero pudo darse el caso de que era tan hiperactivo que cuando nació empezó a bailar en los brazos de la enfermera al cortársele el cordón umbilical: Macho Camacho tenía 220 voltios en su cuerpo y una sonrisa bella y contagiosa que jamás se apagaba.

💬Ver 0 comentarios