Chu García

Tribuna Invitada

Por Chu García
💬 0

Cumple 90 años una leyenda coameña

Toco base con él varios días a la semana durante algunas entradas y de inmediato, antes de estrechar manos, me regala su sonrisa de labios carnosos y aromatizada de nobleza coameña.

Sin necesidad de clamarlo, el martes pasado cumplió 90 años, y su cuerpo y mente siguen compitiendo entre sí para saber cuál está en mejor estado, y puedo afirmar que parece un sexagenario.

Sin embargo, la Sociedad de Investigadores del Béisbol de América, capítulo de Puerto Rico y con Jorge F. López, Josean Torres y Ángel Colón en el diamante, honró a este personaje mítico el sábado pasado en el Museo del Deporte de Guaynabo, ante un grupo compacto de sus familiares y amigos que dejaron escapar gratuitamente signos de respeto y admiración por el nacido en 4 de septiembre de 1928, y quien en 1936 empezó jugando en las Ligas Negras de Nueva York, donde residía, y en 1946-47 debutó como lanzador con los Leones de Ponce, siendo el novato más destacado con ocho victorias y dos fracasos.

José Guillermo Santiago, apodado Pantalones por el insigne periodista y escritor, Emilio E. Huyke, debido a su cría desbordante desde el montículo, fue labrando una carrera exitosa en las Menores, en una época en que la piel obscura era un ponche seguro para llegar a las Grandes Ligas, lo que logró en 1954 con Cleveland, repitiendo en 1955 y terminando con los Atléticos de Kansas City, totalizando solamente 27 apariciones en las tres temporadas.

Su escalada al éxito fue en su patria, en 17 campañas con los Leones, Mayagüez-Aguadilla y San Juan, al igual que en las Serie del Caribe.

Sin una educación avanzada, Pantalones se transformó en un empresario triunfante en la pelota invernal, la TV, el boxeo y el hipismo, ganando fama por su honestidad y desprendimiento: pagaba a sus contratados antes de que realizaran su labor, algo inaudito en los referidos medios.

Pantalones, pues, nunca se desnudó frente a honradez y todavía empaca al vacío su decencia a 100 millas por hora.

Otras columnas de Chu García

lunes, 21 de enero de 2019

El calendario de Manny Pacquiao es ingastable

En el idioma filipino, el tagalo, se le llama kalendaryo al calendario o almanaque, y hace años que Manny Pacquiao, con 40 años en sus pantorillas en forma de diamante, lo ha tirnado en metal que no se desgasta: es latente su cuerpo y espíritu combativo de veinteañero, dejando escapar una sonrisa que noquea a sus rivales fanforroneros e inescrupolosos, tal como Adrein Boner, que el sábado pasado se creyó un gúiski de solera y resultó una cerveza light.

viernes, 18 de enero de 2019

Mariano Rivera merece el 100% de votos

Siempre hay un tiburón que gusta de asomarse a las costas, más que todo para asustar a bañistas. Y tal parece ser este el caso del periodista Bill Ballou, un veterano que ha osado afirmar que no le daría el voto a Mariano Rivera para ser elegido a Cooperstown, el martes próximo en las elecciones anuales que cuenta con sobre 400 papeletas.

miércoles, 16 de enero de 2019

Endurece el horizonte de Mónica Puig

Si hay un deporte tan competitivo y lleno de altibajos, el tenis está entre los primeros, particularmente en la WTA, el circuito profesional femenino en que posiciones relevantes en el ranking no garantizan victorias.

lunes, 14 de enero de 2019

A José Juan Barea le sobran talones

El pediatra mayagüezano Jaime Viqueira fue el primero en comprobar que el recién nacido el 26 de junio de 1984, José Juan Barea Mora, tenía un corazón de león.

💬Ver 0 comentarios