Mari Mari Narvaéz

Buscapié

Por Mari Mari Narvaéz
💬 0

Danza del sol

“Mi vida es mi danza del sol”. Recordé ese hermoso libro de Leonard Peltier, preso político nativo-americano, mientras exploraba los paisajes de Nuevo México. Entre desiertos, montañas y reservaciones indígenas, llegamos hasta la caldera de lo que hace más de un millón de años fue literalmente un volcán en erupción. Allí donde hubo burbujas se formaron unas cuevas que las civilizaciones precolombinas de hace 11,000 años utilizaron como albergue. Entramos. Desde ese lugar álgido, podía observarse ese nervio sagrado de la naturaleza.

Observamos maravillados los petroglifos que han sobrevivido esos miles de años. Tantos, que tuve que preguntar lo mismo varias veces para empezar a imaginar la extensión de la medida para tanta vida. El 10% de la población de Nuevo México es nativo-americana y el 39% hispana, mayormente de México. Da la fuerte sensación de que ambas culturas predominan en el estado. Todo parece partir y desembocar en alguna de ellas.

Aunque Peltier es de Dakota del Norte, pensé mucho en él. Y en Oscar López Rivera. Todos los días me pregunto por qué un país tan poderoso como Estados Unidos puede ensañarse tan obsesiva, sádicamente, contra uno tan pequeño y frágil como el nuestro. Por qué ese odio casi atávico contra nuestros revolucionarios. A Filiberto lo asesinaron, lo dejaron desangrar. Lo mismo han querido hacer con Oscar. Creo que comprendí ciertas cosas en aquel agujero milenario. Y es que ese monstruo de país se construyó a partir de la explotación de culturas y territorios que no les pertenecían y que, de muchas formas, por más fuerza que ejerzan -lo saben- no les van a pertenecer nunca. Se ensañan porque, aunque seamos pequeños y frágiles, somos su punto débil, pertenencias ficticias sobre cuya fidelidad siempre habrá una gran sombra de duda.

Este domingo se exige una vez más la excarcelación de Oscar en DC. Hay algo muy heroico y valeroso en ser el débil y que un país enorme y poderoso invierta tantos recursos en tratar de desangrarte.

Otras columnas de Mari Mari Narvaéz

viernes, 15 de diciembre de 2017

Miles de O’Neill

La escritora Mari Mari Narváez expresa que hay que seguir denunciado a individuos de buenísima reputación que se han pasado la vida violando, agrediendo y hostigando a mujeres.

viernes, 1 de diciembre de 2017

¿Hay que morirse?

La escritora Mari Mari Narváez cuestiona si hay que morirse para que reconozcan tu pobreza en Puerto Rico.

viernes, 17 de noviembre de 2017

Ciudadanos americanos de cartón

La escritora Mari Mari Narváez declara que los estadistas de hoy día son unos colonizados más jarcorosos que los siempre inapetentes estadolibristas.

💬Ver 0 comentarios