Ismael Torres

Tribuna Invitada

Por Ismael Torres
💬 0

De aquellos polvos...

Curiosamente, entre más se profundiza la crisis fiscal del gobierno de Puerto Rico menos miramos hacia sus raíces para entender por qué nos encontramos donde estamos e identificar posibles soluciones. La necesaria decisión de fijar responsabilidades y meter preso a los responsables de la crisis es un asunto que no se puede posponer, y se puede hacer al tiempo que vamos sacando a flote el barco.

Lamentablemente ya asoma su grotesco hocico la campaña electoral y el ambiente que se crea no permite una seria consideración de propuestas para atender la crisis porque lo menos que se hace durante la misma es distorsionarlo todo en aras de unos votos.

Mientras, para aquellos que no se dejan arrastrar por los vicios de esa contienda electoral, les recomiendo la lectura del más reciente libro del economista Francisco Catalá, “Promesa Rota: una mirada institucionalista a partir de Tugwell”, en el que nos recuerda que Puerto Rico tuvo gente que pensó en serio el país y que inmediatamente vinieron otros que por pura politiquería luego trastocaron esas buenas ideas.

Entre 1941 y 1946, Robert G. Tugwell, el último gobernador no puertorriqueño nombrado por un presidente estadounidense, desarrolló un proceso de creación de instituciones que de no haber sido trasteadas con fines político electorales hubieran sido -como se pensó- pilares fundamentales del desarrollo económico y social de Puerto Rico. En su libro, Catalá nos señala que Tugwell en su proyecto económico y social para Puerto Rico buscaba crear una economía más diversificada y sectorialmente más eslabonada o integrada y, por tanto, con desarrollo relativamente más autónomo.

Contrario a eso, según Catalá, los que vinieron luego a dirigir el País desmantelaron el andamiaje institucional que Tugwell había planificado, comenzando casi de inmediato a implantar medidas como la aprobación en 1947 de la primera ley de incentivos industriales dirigida a propiciar la industrialización de Puerto Rico, apoyada en la idea de atraer inversión externa a base de excepción contributiva.

En ese periodo, nos indica Catalá, se llevó a cabo un proceso intensivo de creación institucional, periodo en el que hubo un “paréntesis institucionalista” gracias a que coincidieron cuatro factores: las políticas del Nuevo Trato, el relativo aislamiento y los gastos provocados por la Segunda Guerra Mundial, el dominio de la Asamblea Legislativa por un partido que estaba en su momento reformista y el nombramiento de un economista y planificador institucionalista como gobernador.

Según Catalá, el gobernador Tugwell buscaba crear una economía más diversificada y sectorialmente más eslabonada o integrada, “…con un desarrollo relativamente más autónomo”.

El Puerto Rico de hoy es producto de ese cambio de rumbo toda vez que “nunca, en ningún lugar del mundo, el establecimiento de enclaves de inversión directa externa ha conducido al desarrollo sostenido y sostenible”.

Otras columnas de Ismael Torres

domingo, 1 de octubre de 2017

Potenciales brotes después de María

El periodista Ismael Torres señala la preocupación sobre la salud y la higiene después del huracán, una tarea imprescindible por realizar

jueves, 28 de septiembre de 2017

A evitar las teorías conspiratorias

El periodista Ismael Torres reflexiona sobre cómo Puerto Rico enfrenta su reto más grande en más de un siglo tras el golpe del huracán María

viernes, 22 de septiembre de 2017

La radio y cuando volvimos a ser gente

El periodista Ismael Torres comparte vivencias de su participación en la cobertura radial durante el paso del huracán María por Puerto Rico

💬Ver 0 comentarios