Juan Lara

Punto de vista

Por Juan Lara
💬 0

¿Debe Estados Unidos manipular el valor del dólar?

Fiel a su costumbre de abordar temas importantes de manera muy casual mediante un tuit, el presidente Donald Trump dijo hace unos días que Estados Unidos debería manipular el valor del dólar para desquitarse de otros países que, según él, mantienen sus monedas artificialmente baratas para competir de manera desleal con la economía norteamericana.  Esta declaración se produjo a menos de una semana de concluir la reunión del G20 en Osaka, Japón, como si el presidente Trump quisiera subrayar su preferencia por las afirmaciones unilaterales frente al diálogo en foros multilaterales.

Desde hace varios años, el gobierno de Estados Unidos viene alegando que la moneda china, el yuan o renminbi, está deliberadamente subvaluada; es decir, que las autoridades chinas compran grandes cantidades de dólares para impedir que el yuan aumente de valor.  De ser cierto (y, por lo visto, sí lo ha sido en algunos momentos, aunque no necesariamente en la actualidad), esto les daría una competitividad artificial a las exportaciones de China, y sería una manera desleal de competir con los productos de Estados Unidos.

Hay una doble novedad en el reciente tuit del presidente Trump.  Primero, incluye a Europa (como conjunto, sin indicar países particulares) entre las naciones que presuntamente practican la manipulación de las monedas en gran escala, además de China.  Segundo, propone que la política económica correcta para Estados Unidos es hacer lo mismo de lo que se acusa a los demás.  O sea, el presidente Trump sugiere que la Reserva Federal y el Tesoro se dediquen a comprar el yuan y el euro para reducir deliberadamente el valor del dólar.

Con este planteamiento, el presidente Trump demuestra una vez más su menosprecio y desconocimiento de las doctrinas económicas ortodoxas que forman parte del ideario conservador de su partido republicano.  Ya lo hemos visto repudiar el principio del comercio libre hasta el punto de desatar una guerra comercial con China y amenazar a México con sanciones comerciales por motivos que nada tienen que ver con el comercio.

Ahora parece estar amenazando con desatar una guerra de tipos de cambio, poniendo a los bancos centrales a competir en una ronda de depreciaciones forzadas de las principales monedas del mundo.  Esta actitud es contraria al dogma liberal de permitir el libre movimiento de las monedas en mercados abiertos y con un mínimo de intervención gubernamental.

El régimen monetario prevaleciente desde hace varias décadas es uno de libre flotación de las monedas principales.  Si Estados Unidos le diera la espalda a este régimen—que es lo que propone el presidente Trumppodríamos regresar a los años de incertidumbre financiera que caracterizaron a la economía mundial tras el colapso del Sistema de Bretton Woods, después de la devaluación del dólar en 1971.  No es un paso que pueda darse de manera casual, porque sus consecuencias pueden ser muy graves.

El presidente Trump también repite, con esta sugerencia intempestiva, su práctica de no escuchar a sus propios expertos.  En un informe oficial del Tesoro sobre las prácticas de intervención con las monedas en la economía internacional, publicado el pasado mayo, se indica que en meses recientes los chinos no han hecho intervenciones directas significativas en el mercado de divisas.  El informe también indica que el Banco Central Europeo no ha hecho intervenciones unilaterales en el mercado del euro desde 2001.

No hay duda de que Estados Unidos tiene el derecho—y el deber—de protegerse de prácticas desleales en el comercio y las finanzas por parte de otros países, cuando estas ocurren. Pero la manera de hacerlo es reforzando las instancias internacionales que sostienen el orden económico mundial, no dando el mal ejemplo con represalias unilaterales.  El régimen de tipo de cambio libre le ha servido bien al dólar, y a la economía de Estados Unidos, por varias décadas.  Manipular el valor del dólar como mecanismo de presión a otros gobiernos puede terminar siendo como dispararse uno en su propio pie.

Otras columnas de Juan Lara

viernes, 21 de febrero de 2020

Buscando salidas del proceso de la quiebra

La opción que parece más probable es que la Junta y los bonistas se apresuren a negociar nuevas enmiendas al plan ya enmendado, con el fin de hacerlo aceptable al gobierno, dice Juan Lara

viernes, 14 de febrero de 2020

Nuevo acuerdo con los bonistas

Quienes pensaban que $1,500 millones por año era insostenible en el plan previo no van a cambiar de opinión porque sea durante menos años, como lo es en el plan revisado, dice Juan Lara

sábado, 8 de febrero de 2020

Mejores perspectivas para la ayuda federal en Puerto Rico

Ante la actitud de Trump y sus partidarios, la mejor estrategia es concentrar esfuerzos en movilizar los recursos ya asignados para Puerto Rico, en lugar de tratar de conseguir asignaciones adicionales, afirma el economista Juan Lara

viernes, 17 de enero de 2020

Fondos federales, pero con restricciones

El gobierno federal no le está haciendo el proceso fácil al gobierno local. Pero eso no debe ser tampoco excusa para dilatar las gestiones que les toca hacer a las autoridades locales, dice Juan Lara

💬Ver 0 comentarios