Félix Jiménez

Buscapié

Por Félix Jiménez
💬 0

Débiles el 4 y 25 de julio

Ya las celebraciones hace tiempo son más pausadas, menos cargadas, imensamente silentes. Ya las celebraciones no son las celebraciones recordadas con esa intención de hacerlas verdaderamente memorables.

Ya se fue el 4 y llegará el 25, y los silencios que los acompañan a ambos no admiten comparación con los descontroles playeros de antaño ni con la explosión de pieles en la arena. Simplemente así fue y así es y es así.

Se acabará en algún momento la doble celebración insensata –eso dicen y han dicho mucho por años. Pero la verdad es que ambos días se siguen recordando con la tristeza de algo nada posible ni repetible. Reliquias de otros tiempos.

Así se entiende, como reliquia o tradición. La carencia de los fuegos artificiales ya ni asusta pues se ha acomodado el silencio como ingrediente principalísimo.

Ese período de 21 días justos, esas tres semanas en medio de cada verano (desde el 4 que ni ansias despierta, hasta el 25 que cada vez más se apaga) señala un vasto campo de desánimo que por más que se adorne termina siempre triste y vacío.

Y que la verdad sea dicha con verdad y no con mentirillas. Que se admita que el orgullo que alguien pueda sentir es un triste simulacro aprendido. Que las celebraciones de julio ya hace mucho mucho tiempo tuvieron su agosto.

Y no hay nada triste con saber la verdad y repetirla hasta que se esté mucho más cómodo con las celebraciones de la verdad que con las nostalgias de esas mentiras que tanto pueden y han podido.

No hay nada malo con entender que si el tiempo cambia y los días se extinguen y las noches se alargan un julio puede y podrá existir sin días de fiesta y sin celebraciones paralelas.

No tendremos que saber qué día se canta más o se hacen más hamburgers o se comen más hot dogs o se instala la esperanza o se expulsan los deseos o se cuentan los días del 4 al 25.

Así fue y así es.

Otras columnas de Félix Jiménez

jueves, 21 de mayo de 2020

Días de fiesta

Aquella maestra nos enseñó que teníamos que deshacernos en los días, descubrir, describir, desvelar, deshacernos de los miedos y que la vida nos recompensaría, recuerda Félix Jiménez

sábado, 9 de mayo de 2020

Carne con carne

La tragedia es la enfermedad, no las papilas gustativas. La tragedia no es que no puedas celebrar tu carne con carne, reflexiona Félix Jiménez

jueves, 23 de abril de 2020

Distanciamiento… y tanto tacto

Félix Jiménez reflexiona sobre la pérdida del ejercicio del sentido del tacto a la que nos ha forzado la pandemia mundial del coronavirus

viernes, 10 de abril de 2020

Paz y ciencia

Félix Jiménez reflexiona sobre los amigos, la paz y el aburrimiento en estos tiempos de pandemia y encierro

💬Ver 0 comentarios