Esteban Pagán Rivera

Prórroga

Por Esteban Pagán Rivera
💬 0

Decisión correcta pero tardía del BSN en el caso de Santurce

La decisión por parte del Baloncesto Superior Nacional (BSN) de retirar a los Cangrejeros de Santurce de la temporada 2018, aunque debió haberse tomado antes,  fue sin duda la correcta.

Y debió haberse tomado antes debido a que   las declaraciones públicas  de quienes administrarían la franquicia, Ricardo García y Camilo Domínguez, levantaban todo tipo de banderas rojas.

El reto de asumir las riendas de cualquier franquicia deportiva en  Puerto Rico  es uno loable, ya que estás destinado a perder grandes cantidades de dinero. Pero  hay que saber trazar  una estrategia para que esa pérdida de dinero sea la menor posible, y eso va de la mano en presentar un buen producto   para atraer al fanático.

San Juan no es un mercado fácil para el deporte profesional.  El éxito de los Cangrejeros bajo el mandato de Angelo Medina (1998-2015) se debía a que el empresario  se empeñaba en, todos los años, presentar un equipo competitivo que aspirara al título. E igual de importante: supo montar un buen espectáculo para los fanáticos en el coliseo Roberto Clemente con diversas amenidades y entretenimiento que complementaban la acción en el tabloncillo.   Medina lo decía, y pocos se lo rechazan: sus juegos  eran lo más parecido a la NBA en la isla. 

Eso desembocó en que los juegos de Santurce se convirtieran en una alternativa de ocio y jangueo en una ciudad capital donde no faltan las opciones de entretenimiento.  Y si entonces sumas que  el equipo visitante siempre tendrá fanáticos en las gradas del Clemente —en San Juan viven personas oriundas de todos los pueblos—, la fórmula es buena.

No obstante, García y Domínguez dijeron, desde un inicio, que presentarían un equipo joven con una nómina baja. Esa es la forma linda de decir “vamos a jugar, pero no esperen que ganemos juegos”.

En la misma primera semana de febrero, García dijo públicamente  que tendría una franquicia “low budget” y que solo quería competir.

Estas declaraciones debieron haber levantado bandera de inmediato en el presidente del BSN, Fernando Quiñones, y la junta de apoderados. Ellos conocen sus mercados y reconocen la importancia de tener un equipo competitivo en la capital, no un “vententú”. Lo que se preparaba en Santurce tenía todos los ingredientes para volver a repetir el desastre de los Caciques de Humacao el año pasado, cuando a mediados de temporada, ante la falta de apoyo de los fanáticos, mudaron su franquicia a Isabela. 

Pero tuvo que pasar más de un mes para que, finalmente, el BSN removiera a Santurce del 2018. En esas semanas hubo todo tipo de dimes y diretes, y una incertidumbre entre los jugadores que se pudo haber evitado si se hubieran levantado las banderas desde un principio. Esperemos que alguien esté tomando nota en la liga.  

Otras columnas de Esteban Pagán Rivera

jueves, 20 de septiembre de 2018

El deporte juega su rol en la recuperación del país

El pasado enero, cuando aún no tenía energía eléctrica en mi hogar tras el paso del huracán María unos cuatro meses antes, me fui al estadio Hiram Bithorn en una de mis tardes libres.

jueves, 13 de septiembre de 2018

El encanto de las ventanas de FIBA

Cuando hace un par de años la FIBA anunció que cambiaría su formato de clasificación a su Mundial a uno de “ventanas”, muy parecido al que la FIFA usa en el fútbol, fueron muchos los que pusieron el grito en el cielo.

💬Ver 0 comentarios