José A. Fusté

Punto de vista

Por José A. Fusté
💬 0

Decisiones pensadas y valientes

Se me ocurre decir con ánimo componedor algo que tiene relevancia con lo que ha de suceder este lunes. Lo escribo y lo expreso solo porque me preocupa el futuro de Puerto Rico.

La política y las leyes son primas hermanas. Es a través del sistema político que se aprobó la Constitución y otras leyes que hoy se interpretan para tratar de calmar las aguas del río revuelto en que nos encontramos.

No se equivoquen. Cuando las constituciones y las leyes son interpretadas, sin duda entra en la ecuación el proceso o juego político. Le llamo juego, no con intención peyorativa. Al contrario, lo describo así pues en la interpretación legal y, por ende, en lo que va a suceder este lunes, las primas hermanas están íntimamente entrelazadas. Lo importante cuando se decide, ya sea como juez o como cuerpo político, debe ser lo razonable, lo prudente, lo justo y lo conveniente a la luz del tiempo y momento histórico que se vive.

No nos engañemos. Así es que verdaderamente funciona todo lo relativo a la interpretación legal. La actuación decisional tiene un componente social innegable que persigue sobre todo la estabilidad de la sociedad en la cual nos ha tocado vivir.

Dicho lo anterior, tienen los llamados a decidir que llegar a decisiones prácticas que traigan consigo algún grado de la deseada estabilidad social que perdimos hace mucho tiempo. Se debe utilizar la intuición pues los problemas decisionales no se presentan nunca cuadrados y sencillos. Es precisamente por eso que es imprescindible mirar hacia adentro y hacer lo mejor posible para sacar a Puerto Rico del atolladero en que se encuentra.

Al decidir hay que ser valiente. El que decide por lealtades sin sentido o por el que dirán, no es buen juzgador. No se trata de tirar topos a ver que numero sale. Se trata de ser certero dando lo mejor del intelecto individual en busca de respuestas no perfectas pero si adecuadas.

Decidir sin considerar las circunstancias que arrastra la controversia sería una locura. Esto lo expreso con mucho respeto, pero dejando claro que no se decide metiendo la cabeza en la arena o cerrando los ojos ante la realidad.

Las decisiones pensadas y valientes son las más difíciles pues se enfrentan a la crítica y al rechazo, siendo solo el pasar del tiempo lo que puede validarlas como sabias. Las decisiones hechas bajo el manto de “estricto derecho” con gríngolas olvidan lo que verdaderamente se persigue, que no es otra cosa que algún orden social aunque no se perfecto.

Don Correcto y Don Perfecto no existen en el mundo real cuando de resolver controversias se trata. Lo que le brinda solidez a una decisión es la sinceridad, el buen pensar, y el considerar alternativas para lograr resolución efectiva. Hay que valerse de la calle que los años enseña.

Lo importante es que lo decidido traiga consigo la satisfacción de haber tratado de hacerlo bien en favor de los que depositaron la confianza en los juzgadores.

Mucho cuidado con Doña Política. Puede resultar ser mal consejera en momentos difíciles como los que vivimos.

Otras columnas de José A. Fusté

viernes, 13 de septiembre de 2019

La misión de garantizar honestidad judicial

Ya es tiempo de que se le ponga fin a esa antigua y arraigada practica de solicitar proyectos de sentencia ex-parte. De esa forma se abona a la percibida honestidad judicia, dice José Fusté

miércoles, 14 de agosto de 2019

El crimen, una crisis social

Los carjackings y la violencia generalizada que vive el país constituyen un problema social que debe ser atendido desde varios frentes.

💬Ver 0 comentarios