Osvaldo Carlo

Punto de vista

Por Osvaldo Carlo
💬 0

¿De dónde salen los asesinos a sueldo?

El reciente asesinato de la joven madre Hilda Padilla Romero ha vuelto a traer a la atención pública el tema de los asesinatos por encargo. ¿De dónde salen estos asesinos y cuánto cobran por sus servicios?

Históricamente, el asesino a sueldo ha estado vinculado a una organización criminal. Cerca del ochenta por ciento de los asesinatos que ocurren en Puerto Rico son perpetrados por miembros de estas organizaciones.

Típicamente, el asesino a sueldo es un miembro de una narcoganga a quien se le paga para asesinar contrincantes. También se les envía a dar muerte a los que no pagan sus deudas a los traficantes; a los chotas; a los traidores o por venganzas. Usualmente se les compensa en efectivo, con drogas o hasta se les puede permitir vender su propia marca de drogas en el punto o incluso controlar uno o más puntos.

Fuera del mundo de las drogas, los asesinos a sueldo son contratados por otras razones. Las más comunes son el cobro de seguros, los celos, problemas maritales o familiares y la búsqueda de algún beneficio económico. El precio que se le pone a estos servicios varía dependiendo de múltiples factores.

Entre los factores que juegan un papel en la cantidad que cobra un asesino a sueldo se encuentra la capacidad económica que tiene el que solicita estos servicios. Las personas con la capacidad de pagar altas sumas de dinero usualmente pagan más. También el asesino puede fijar precio basado en el beneficio económico que representa la muerte para quien lo contrata. 

Keishla Pérez está acusada por el crimen de su madrastra Hilda Padilla.

Otro factor de peso en el precio que se cobra por un asesinato es cuán sofisticado es el asesino. La contratación de asesinos con experiencia aumenta las probabilidades de éxito en la ejecución y disminuyen la probabilidad de que el crimen sea esclarecido.

Factores adicionales que inciden en el precio de un asesinato también incluyen la dificultad en llevarlo a cabo y la prominencia de la víctima. Una víctima o “tarjeta” prominente aumenta el interés público y el interés del estado en resolver el crimen; por lo tanto, el costo aumenta. 

No existen estadísticas sobre los asesinatos por encargo, ya que muchos de estos casos permanecen sin esclarecer. Estadísticamente hablando, en Puerto Rico se resuelven alrededor del cuarenta por ciento de los asesinatos. 

Sin embargo, agencias federales como el Negociado Federal de investigaciones (FBI), que investiga asesinatos por encargo en el comercio interestatal, así como investigadores privados contratados por aseguradoras, mantienen los datos más confiables.

En mayo de este año una agente de la Policía dela ciudad de New York, en medio de un divorcio contencioso, ofreció a un encubierto siete mil dólares por el asesinato de su esposo. En abril un hombre blanco, residente de Carolina del Sur, ofreció a un agente encubierto del FBI quinientos dólares para linchar a su vecino de la raza negra. Fue arrestado luego de pagar un depósito de cien dólares. 

Por otro lado, un agente del negociado de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF, por sus siglas en inglés), quien como encubierto se especializaba en hacerse pasar por sicario, reportaba recibir frecuentes ofertas por asesinatos en alrededor de los cinco mil dólares. 

Debido a su acceso a armas de fuego, la mayoría de los asesinos a sueldo en Puerto Rico provienen del mundo de las drogas. Un asesinato puede costar tan poco como quinientos dólares y promediar entre los dos mil quinientos a los cinco mil dólares. Claro, como cualquier otro servicio, los precios pueden variar.


Otras columnas de Osvaldo Carlo

jueves, 12 de diciembre de 2019

Ley de armas: nueva problemática social

Al eliminar las investigaciones de campo ni ocuparse de la salud mental de los solicitantes, la nueva ley de armas deja la puerta abierta a una nueva problemática social, dice Osvaldo Carlo

domingo, 8 de diciembre de 2019

El mensaje del tiroteo en el Choliseo

El licenciado Osvaldo Carlo argumenta que la protagonista del tiroteo en el Coliseo de Puerto Rico fue una de las armas más usadas en el narcotráfico

💬Ver 0 comentarios