Jorge Colberg Toro

Tribuna Invitada

Por Jorge Colberg Toro
💬 0

Dejemos las excusas

En nuestra isla hay personas que repiten el argumento trillado de que todo lo que ocurre es culpa del ELA. Su cacofónico argumento no es más que una movida ideológica que a veces raya en lo risible.

Ahora lo pretenden utilizar en el tema de la crisis fiscal. Resulta que ante la carencia de un ejercicio básico de profundizar en el tema, la forma más simplista de explicar -o más bien salir del tema- es decir que la crisis fiscal es culpa del Estado Libre Asociado.

Así como lo oye, ahora resulta que el endeudamiento de décadas, la falta de identificar fuentes de repago y aprobar préstamos de forma improvisada, es obra de los padres de la Constitución.

Según la teoría, la deuda de $72,000 millones y la necesidad de renegociarla es el resultado de la estructura legal de la Constitución, el logro colectivo más importante que contó, en el 1952, con el aval de los delegados del Partido Popular, el Estadista Republicano y el Partido Socialista, por si se nos había olvidado.

Lo cínico del argumento es que la disposición constitucional que obligaba el pago de la deuda era, precisamente, una medida de protección a todas las generaciones para que gobiernos futuros no tomaran prestado sin tener de dónde pagar. La Constitución tenía el instrumento preventivo, pero algunos optaron por burlarlo con artimañas financieras. Los detractores del ELA critican pero no explican que pasa con repúblicas independientes como Argentina y Grecia, esta última parte de la Unión Europea con derecho al retiro unilateral, con una crisis fiscal peor que nosotros y sin una salida coherente.

Sí, repúblicas con todos sus poderes soberanos están al borde de la ruina. La primera con una deuda de $400,000 millones y la otra con deudas de $356,000 millones.

Y los amigos estadistas deberían explicar qué pasa en el estado de Illinois que tienen una crisis fiscal de tal magnitud que el 30 de junio pasado no pudieron aprobar su presupuesto y tienen uno temporero.

El estado de Illinois tiene un déficit proyectado para este año fiscal de $6,400 millones, una deuda de otros $6,800 millones en su sistema de retiro que se supone nutra una obligación total de $85,000 millones y, para colmo, proyectan una reducción de recaudos de otros $5,000 millones en los próximos años. Es decir, ese estado federado con 20 congresistas que incluyen: dos senadores, 18 representantes federales y con la protección de la ley de quiebras, no han podido salir del pantanal de la incertidumbre.

El ELA necesita crecer, cierto, pero de ahí a querer responsabilizarlo por esta crisis, es un evidente intento de politizar el tema y obviar el grado de responsabilidad de los que tenían que tomar las decisiones correctas y no lo hicieron.

Se propone la creación de una Junta Financiera que supervise el cumplimiento de los acuerdos y los detractores salen de nuevo, olvidando que es lo mismo que se implantó en ciudades como Washington D.C., Miami, Detroit, Philadelphia y Nueva York que tuvieron que establecer juntas de supervisión por términos que fluctuaron entre tres a 30 años. Un mecanismo similar es una de las condiciones que la comunidad europea le está exigiendo a Grecia.

Así que dejemos las excusas. El problema fiscal de Puerto Rico no es de estatus, fue de administración pública. Lo creamos nosotros, por las decisiones que tomaron diversos gobiernos y nos corresponde a todos enrollarnos las mangas y resolverlo, sin excusas.

Y hay que hacerlo con o sin Capítulo 9 de quiebras federal, con o sin la ayuda del Tesoro Federal, con o sin la ayuda de la Casa Blanca. Ese es nuestro deber.

Actuemos con la madurez que exigen los tiempos, asumamos nuestra cuota de responsabilidad primero, para entonces -con fuerza moral- exigirle al gobierno federal que asuma la suya. Esta crisis no es culpa del ELA, sino de los que lo administraron mal y esa es la pura verdad.

Otras columnas de Jorge Colberg Toro

viernes, 28 de septiembre de 2018

El presagio de Don Ricardo

El exlegislador Jorge Colberg argumenta que la estadidad no es una opción viable para Puerto Rico y recuerda palabras al respecto del fenecido historiador Ricardo Alegría

lunes, 20 de agosto de 2018

Rebelión popular

El exlegislador Jorge Colberg Toro expresa que la falta de solidaridad, la indisciplina, la intervención de intereses ajenos y la ausencia de un proyecto autonómico creíble y motivador son algunas de las causas del debilitamiento del PPD

💬Ver 0 comentarios