Aníbal Rodríguez Vera

Tribuna Invitada

Por Aníbal Rodríguez Vera
💬 0

De la depresión de 1929 a la quiebra de 2017

La era de la depresión se originó en los Estados Unidos, a partir de la caída de la bolsa de valores el jueves 29 de octubre de 1929 y se extendió hasta el año 1940, afectando adversamente a nuestra débil economía.

Muchos políticos, economistas y analistas de los medios presagian, que nos encontramos al borde del precipicio y que nada ni nadie nos salvará. ¡Mentira, señores, no pasará nada! Esa misma línea de pensamiento imperaba en nuestra isla para la década de la depresión, tanto así, que muchas personas se suicidaron, otras miles emigraron a los Estados Unidos y otras cientos de familia se mudaron del campo a la ciudad, aumentando en forma dramática el hacinamiento en los arrabales. Para empeorar la situación el 26 de septiembre de 1932 nos atacó el huracán San Ciprián, que causó 225 muertes, 3,000 heridos,100,000 damnificados y daños que sobrepasaron los 40 millones de dólares.

El Nuevo Trato auspiciado por el presidente Roosevelt, entre 1933 y 1938, consistió en una serie de programas en los que el gobierno federal intervino directamente en nuestra vida económica. El gobierno americano introdujo en nuestra isla, programas sociales y económicos para estimular la economía; reducir el desempleo; aliviar la pobreza y estabilizar la banca. Se crearon además medidas innovadoras como el sistema del Seguro Social; la Corporación de Seguros de Depósito (FDIC), entre otros.

En el 1933 se crearon la PRRA y la PRERA (Emergency Relief Administration) que establecía: un programa de distribución de alimentos, la construcción de carreteras, campañas de salud, centros de costura y centros de adiestramientos técnicos…

En el 1934 el Congreso aprobó el llamado Plan Chardón que consistía en el establecimiento de empresas semipúblicas para cumplir la normativa de los 500 acres de la Ley Foraker, distribuyendo la tierra entre los más desfavorecidos.

En el 1935 se estableció además la PRRA, Agencia para la Reconstrucción de Puerto Rico (Puerto Rico Reconstruction Administration), con la compra de tierras y de los asentamientos de las familias en las parcelas y se inició un programa de industrialización. Otros logros incluyeron la instalación de una fábrica de cemento, el desarrollo de programas de alumbrado eléctrico en áreas rurales y arrabales, programas de salud, educación, y de ayuda directa para la población puertorriqueña de más escasos recursos económicos.

Los efectos sobre la vida política puertorriqueña fueron y son enormes. Puerto Rico entró en un proceso por medio del cual se fortalecieron sus lazos de dependencia con los Estados Unidos que se mantiene hasta nuestros días y que ha creado "la cultura del mantengo" que sostiene casi al 50% de nuestra población.

Mientras tanto, a nuestro pueblo parece no importarle.

Otras columnas de Aníbal Rodríguez Vera

lunes, 16 de octubre de 2017

La isla de los vulnerables

Aníbal Rodríguez Vera reflexiona sobre retos de un Puerto Rico en crisis exacerbada tras los daños del huracán María

lunes, 2 de octubre de 2017

Esperando el maná del cielo

El profesor Aníbal Rodríguez Vera reflexiona en torno a las ayudas que recibe el país para encarar el desastre dejado por el huracán María

💬Ver 0 comentarios