Annie Mayol

Tribuna Invitada

Por Annie Mayol
💬 0

De la emergencia a la resiliencia

Cientos de personas de todas las industrias cruzaban los pasillos de Foundation for Puerto Rico durante los días luego del huracán María. Organizaciones locales, nacionales e internacionales, medios, empresarios, agricultores e individuos trabajaron y conspiraron para bien, todos buscando cómo ayudar a Puerto Rico.

Se engendraron grandes ideas y planes que se convirtieron en acción immediata. A una semana del desastre, reutilizamos nuestra plataforma de activos de la economía del visitante, “VIEWPR”, en una herramienta que permite descubrir qué lugares estaban abiertos y cuales, desafortunadamente, no habían podido reabrir sus puertas, permitiéndonos conocer como nuestro ecosistema estaba cambiando. El conjunto de ideas sirvió para que, en alianza con el Centro para Emprendedores, creáramos el programa Small Business Cash Grants, que nos permitió repartir ayuda financiera inmediata y dar mentoría a pequeños negocios para asegurar que se mantuviesen abiertos o pudiesen reanudar operaciones. Es un orgullo proclamar que pronto llegaremos a los $500 mil, apoyando a cerca de 200 negocios por toda la isla.

Igualmente, nuestro equipo, liderado por jóvenes, completó más de 150 misiones a tres meses del huracán, visitando todos los pueblos de la isla y llevando suministros a los más necesitados. Nuestras misiones a comunidades, conversaciones con organizaciones alojadas en nuestro espacio, análisis de nuestro ecosistema y nuestro contacto directo con comerciantes, sirvieron como fuente para el diseño de nuestro más reciente esfuerzo, denominado Bottom Up Destination Recovery Initiative, repensando el modelo de nuestra recuperación a largo plazo.

Este es un programa de recuperación económica basado en la economía del visitante, que tiene un efecto multiplicador para el desarrollo económico de Puerto Rico. Mientras más personas decidan visitar, invertir, vivir y trabajar en Puerto Rico, más recursos y capital se quedan en la isla impactando todo una serie de industrias.

Luego del huracán, la importancia de la economía del visitante es aún más evidente, particularmente en muchas comunidades de nuestra isla que no pueden levantar su economía con consumo exclusivo de sus residentes. Para crear oportunidades económicas, mantener viable negocios existentes e incentivar el emprendimiento, estas comunidades necesitan convertirse en destinos para residentes de la isla y para extranjeros que nos visitan, sin limitar su estadía al área metropolitana. 

Equivalentemente, debido a la característica inclusiva de la economía del visitante, de la cual cualquiera puede ser parte, se pueden generar grandes oportunidades económicas a corto plazo sin requerir un largo proceso y cantidades altas de inversión.

Los mismos residentes son sus mejores activos.

Precisamente, de eso es que trata nuestro programa Bottom Up,de empoderar a estas comunidades a apalancar sus activos, integrar su oferta y mejorar los enlaces entre los sectores público y privado y las organizaciones de base comunitaria. 

La Fundación ya comenzó a probar este modelo con un piloto en Orocovis desde enero y el cual está en vías a completar la primera etapa este mes. Mientras tanto, ya mudamos nuestro equipo a la próxima comunidad de impacto, Punta Santiago en Humacao, donde estamos trabajando mano a mano con la organización de base comunitaria P.E.C.E.S. Asimismo, pronto estaremos en Isabela/Aguadilla y Loíza.

Foundation for Puerto Rico busca apoyar a 100 comunidades a través de toda la isla en los próximos tres años. Queremos convertir a todas nuestras comunidades en destinos para el mundo, pues solo así lograremos crear verdaderas oportunidades para todos. No hay futuro en reconstruir el pasado.

Otras columnas de Annie Mayol

💬Ver 0 comentarios