Gazir Sued

Buscapié

Por Gazir Sued
💬 0

Del arte de mentir

En un país donde mentir es un arte que se cultiva con más celo que la honradez, la búsqueda de la verdad es un arriesgadísimo acto de rebeldía; y la honestidad, tan desvirtuada y maltrecha en esta era, una temible fuerza revolucionaria.

Tal vez no haya corrupción institucional que no esté arraigada en una cultura donde el engaño premeditado tiene rango de valor superior a la verdad, ya sea sobre lo que se siente o se piensa, sobre lo que se dice hacer o se hace concretamente. Este hecho es invariable en todas las instancias del Estado, y no solo en las más evidentes, como el poder ejecutivo, judicial y legislativo.

Este inmenso vacío de honestidad pone en entredicho la credibilidad y la sinceridad de quienes juran decir la verdad y nada más que la verdad. Anulada la confianza, sus palabras son juzgadas como máscaras de ocasión e hipocresías.

Pero creer que la clase gobernante siempre ha sido así, embustera por su propia naturaleza, y que así será hasta el fin de los tiempos, es resignarse al dominio de engañadores.

Las universidades son poderosas fuerzas motrices de esta cultura de farsas y engaños. De ahí que las instituciones del país suelan estar administradas y dirigidas por embusteros profesionales con títulos universitarios.

Al jurista enseñan que la verdad no es más que lo que se haga creer al juez o al jurado, siempre para favorecer al cliente y nunca para reivindicar la verdad si le es inconveniente. Al publicista y al comerciante forman en las artes de engañar para vender lo que sea, manipular sentimientos, crear necesidades y vicios de consumo sin reservas morales. Al periodista confían la portavocía de la verdad, pero la conciencia a veces molesta o es puesta en venta, y la verdad se hace indiferente si contradice intereses patronales...

Quizás no haya disciplinas académicas y profesiones exentas de complicidad. Sin embargo, es la educación que propicia el pensamiento crítico, la integridad ética y la honestidad radical, antídoto esencial contra mentiras y embusteros…

Otras columnas de Gazir Sued

sábado, 17 de noviembre de 2018

Puntos suspensivos

El profesor Gazir Sued reflexiona sobre la contradicción de que se reconozca el derecho humano a la libertad de pensamiento, pero no la libertad de expresar lo pensado

lunes, 22 de octubre de 2018

Forcejeo en escuela de Puerto Nuevo

El profesor Gazir Sued analiza el incidente violento entre un maestro y estudiante de escuela secundaria en Puerto Nuevo

💬Ver 0 comentarios