Raúl A. Pérez Rivera

Tribuna Invitada

Por Raúl A. Pérez Rivera
💬 0

Del Garadiabolo a la Gárgola

De tiempo en tiempo, se alega que aparecen en nuestra isla, unos animales sumamente raros que exhiben una conducta aún más rara. Como por ejemplo de chuparle la sangre, particularmente, a organismos domésticos. Se ha tratado de convencer al público de que estos animales son seres de otros planetas, que dejan en nuestra isla alienígenas a modo de experimentos. En días recientes, aparece uno nuevo que han llamado la Gárgola.

Curiosamente, en septiembre de 1974, en El Nuevo Día se cubrió la noticia de que Alfredo García Garamendi había capturado en Fajardo uno de estos raros animales. Este organismo, parecía una mantarraya, con orejas puntiagudas, alas, rabo y patas arregladas de tal forma que parecía un organismo bípedo. Como el que lo capturó tenía de segundo apellido Garamendi y el animal se le pareció a un “diablo”, lo bautizó como el nombre del “Garadiabolo”.

Tuve la oportunidad de examinar a uno de estos organismos, junto al fenecido Dr. Manuel Vélez Miranda, respetado zoólogo de la Universidad de Puerto Rico. Luego de unos minutos, Vélez Miranda sacó una alegre carcajada y comento: “lo que son capaces de inventarse la gente” y paso a explicarme, en detalle, como habían cortado a una mantarraya de unas 30 pulgadas de longitud, para hacerla parecer un humanoide.

En el 1975, aparece otra de estas cripto especies, el “Vampiro de Moca”. Este fue descrito como un animal con plumas de tamaño grande de unas 50 libras. La prensa reseñó el asunto y se indicó en una noticia que el animal había atacado a un humano. Se presentó, además, una foto con un grupo de gente armada a la caza del “peligroso” animal. Posteriormente, se publicó una foto, de lo que creían era el presunto vampiro y que resultó ser un Múcaro de Sabana. Un tipo de búho de buen tamaño y de costumbres crepusculares, que vuela silenciosamente. Estas aves defienden su nido de otros organismos incluyendo a humanos y pudiera ser la explicación del aparente ataque a una persona.

al vez el más famoso de estas cripto especies lo ha sido el Chupacabras. Este supuesto animal, apareció en el municipio de Canóvanas en el 1992. Se dedicó a atacar gallinas, cabras y se alega que hasta a un caballo. Este causo furor y el alcalde de la municipalidad inclusive formó grupos para tratar de cazarlo. La noticia se convirtió en una de interés internacional y llegaron grupos del exterior con equipo especializado para tratar de cazarlo o capturarlo. Pero fallaron una y otra vez en sus intentos.

En diciembre del 1992, me llamó a Humacao un compañero de una universidad en Caguas, que me indico tenía en sus manos varias fotografías de un Chupacabras capturado en Gurabo. Cuando llegué me encontré con fotos de un ave, a la cual le salían del paladar, de su enorme boca, lo que parecían ser dos enormes colmillos. Al animal le habían colocado en la parte posterior de la boca un pedazo de madera, para mantenérsela abierta,mientras supuestamente tomaban la fotografía. El que sostenía al animal tenía unos gruesos guantes, a modo de protegerse del “peligroso” animal.

El plumaje del ave era moteado con negro, pardo y amarillo y una de las fotos mostraba las patas del animal con una protuberancia en forma de peine en su dedo central. En una de las fotos de la boca, se podía observar color rojo en la base de los supuestos colmillos. No era otra cosa que un ave migratoria que se conoce como un Guabairo Mayor, al cual le habían pegado, con cerote, dos finas espuelas de gallo, en el paladar de su enorme boca. Le pedí al dueño de las fotos, que trajera el animal para hacer un examen más detallado, pero nunca lo trajo.

La Gárgola es otro de estos inventos para tratar de desviar la atención de la gente a muchos problemas que nos aquejan y que, lamentablemente, no se han atendido adecuadamente.

Otras columnas de Raúl A. Pérez Rivera

lunes, 10 de septiembre de 2018

Del Garadiabolo a la Gárgola

Raúl A. Pérez Rivera explica trasfondo de relatos curiosos sobre “animales raros” bautizados como el Garadiablo en Fajardo y el Vámpiro de Moca, que cobraron popularidad en el pasado, al igual que ocurre al presente con la Gárgola de Barceloneta

💬Ver 0 comentarios