Iván Garau Díaz

Tribuna Invitada

Por Iván Garau Díaz
💬 0

Delitos electorales en el plebiscito

El proceso electoral para la descolonización inmediata de Puerto Rico está convocado para el domingo 11 de junio de 2017 y ese día será día feriado. El mismo garantiza el voto igual y protección de las leyes a todos los electores.

El plebiscito establece mecanismos para que participen todas las ideologías descolonizadoras en igualdad de condiciones, incluso el actual estatus colonial a petición del Departamento de Justicia de los Estados Unidos. 

Las alternativas que se presentan en la papeleta son: Estadidad bajo la insignia del triángulo; Libre Asociación/Independencia bajo la insignia del círculo; y Actual Estatus Territorial colonial bajo la insignia del cuadrado. Así pues, están representadas en la papeleta todas las alternativas que tienen los electores en igualdad de condiciones.

Las personas con derecho a votar son aquellos ciudadanos de los Estados Unidos de América y de Puerto Rico que estén domiciliados en Puerto Rico que a la fecha de la consulta hayan cumplido 18 años de edad y no se encuentren judicialmente mentalmente incapacitados.

La Ley 78-2011, conocida como la Ley Electoral, la Ley 7-2017, conocida como la Ley Para la Descolonización Inmediata de Puerto Rico, según enmendada por la Ley 23-2017, proveen las garantías suficientes para que todos los electores idóneos tengan la oportunidad de votar en forma secreta.

Es indispensable para permitir el ejercicio del voto la presentación de tarjeta de identificación electoral requerida por ley que expide la Comisión Estatal de Elecciones del Gobierno de Puerto Rico. El procedimiento de la consulta será bajo el sistema de colegio abierto y el escrutinio mediante la utilización del sistema electrónico, conocido como “Optical Scanning Vote Counting System” (OpScan) y conforme a las disposiciones aplicables de la Ley Pública 107-252, Help America Vote Act de 2002, según enmendada (HAVA).

Es menester destacar, que la consulta del 11 de junio garantiza el derecho al voto igual consagrado en el Art. II,  Sec. 2 de nuestra Constitución, que contempla evitar la dilución del voto como resultado del fraude electoral y protege al ciudadano contra toda coacción.

El plebiscito del 11 de junio garantiza por imperativo de ley, un sistema de votación general uniforme, de modo que todos los electores tengan la oportunidad de votar de la misma forma.

El registro electoral cuenta en la actualidad con aproximadamente 1.7 millones de electores inscritos. Como bien sabemos, la expresión de la voluntad del pueblo se manifiesta mediante el sufragio igual. Cada ciudadano tiene derecho a un voto y el mandato del pueblo es la alternativa que obtenga la mayoría de votos escrutados.

El Tribunal Supremo de Puerto Rico ha establecido la norma remedial de que el Tribunal está obligado a darle contenido preventivo o cautelar a los procesos eleccionarios.  Aceptado tal contenido preventivo, es menester precisar los delitos electorales en el proceso.

La Ley Electoral prohíbe y dispone como delito obstruir las actividades electorales. También establece como delito la intrusión en el local, edificio o estructura en el cual se encuentre material perteneciente a partidos, comité de campaña o comité de acción política. Es un delito coartar el derecho a votar.

Toda persona que voluntariamente y a sabiendas dañare o arrancare cualquiera de los documentos electorales que se fijen en lugares públicos incurrirá en delito menos grave y convicto que fuere será sancionado con pena de reclusión que no excederá de 6 meses o multa que no excederá de $500.00 o ambas penas.

La Ley Electoral tipifica delitos en el día de la elección dirigido a aquellas personas que entorpeciere o impidiere el voto de un elector cualificado o mutilare, desfigurare en forma ilegal una papeleta con el propósito de identificarla o de sustituirla, o interfiera con el sistema o equipo de votación o escrutinio electrónico, entre otras conductas delictivas. El día del plebiscito está prohibido el estipendio de bebidas alcohólicas de 8:00 a.m. a 3:00 p.m.

El plebiscito para la descolonización de Puerto Rico es esencial para la democracia y para nuestro desarrollo económico. El logro de la descolonización depende en grado sumo de que participen en el mismo la mayoría de los electores. 

Fomentar y propiciar el retraimiento, abstención o boicot al plebiscito es de cobardes y de espíritu ayunos de coraje e imaginación. Los que no quieren participar en la consulta del 11 de junio tienen terror ante la idea de eliminar la situación actual colonial.

Todos tenemos el deber moral y legal que el evento electoral del plebiscito cumpla con los propósitos. No debemos permitir la obstrucción de la promoción y movilización de los electores el día de la consulta.   

El destino de Puerto Rico está en manos del pueblo. Es un acto impropio trastocar el andamiaje de nuestro sistema democrático para eliminar la situación colonial mediante la obstrucción del derecho fundamental de los electores a votar.    Tu voto es parte de la voluntad del pueblo en el sufragio para la descolonización inmediata de Puerto Rico. Solo cuentan votos emitidos para el mandato al Congreso Federal. Aquellos que no vayan a votar se “autodescalifican” por falta de interés y compromiso con la patria en quiebra.

Otras columnas de Iván Garau Díaz

martes, 17 de octubre de 2017

La ingratitud a las ayudas federales

El abogado estadista Iván Garau critica los discursos de condena al presidente Donald Trump y defiende las ayudas federales tras la crisis acentuada debido al daño del huracán María

viernes, 6 de octubre de 2017

Despierta nuestra gratitud

El licenciado Iván Garau argumenta sobre el agradecimiento que tenemos los puertorriqueños por las ayudas que hemos recibido en momentos de crisis

jueves, 14 de septiembre de 2017

Irma acentuó la solidaridad boricua

El abogado Iván Garau reflexiona sobre los gestos solidarios que han aflorado en la isla tras el paso del huracán Irma

💬Ver 0 comentarios