Gino Franceschi Torres

Punto de vista

Por Gino Franceschi Torres
💬 0

Del salón al “homeschooling”

Aunque muchas instituciones universitarias trabajan desde hace años con la educación a distancia, nunca nos imaginamos que el sistema educativo a nivel elemental, intermedio y superior dependiera de esa modalidad para poder enseñar. 

Con la llegada del COVID-19 la educación desde el hogar se convirtió abruptamente en una realidad a nivel mundial. Esto representa un cambio significativo en nuestras vidas, tanto para los niños y jóvenes como para muchos padres, a quienes se les ha hecho difícil manejar esta modalidad de enseñanza.

Las investigaciones demuestran que la educación a distancia es un buen medio para enseñar y aprender. Ahora bien, ¿qué sucede cuando de la noche a la mañana el 100% de la educación en todos los niveles tiene que ser de forma remota? Surgen la falta de tiempo de los padres, los maestros asignan mucho trabajo, la necesidad de computadoras para cada uno de los hijos o simplemente la falta de recursos para comprar aunque sea una computadora.

Como profesor de maestría y maestro de matemáticas en el nivel elemental, pienso que todos tenemos que poner de nuestra parte para lidiar con este escenario que nos cambió la vida. Los maestros debemos continuar impartiendo la enseñanza sin olvidar las diferentes realidades de los estudiantes. Es una buena oportunidad para que los padres establezcan horarios, abracen la tecnología como un proceso de aprendizaje y pongan en práctica nuevas formas de supervisar a sus hijos.

“Son tiempos de cambio” como dice la canción de Juanes y la resistencia a romper con lo conocido siempre va a estar presente. Pero la pandemia nos abre el camino al cambio, nos obliga a movernos a la acción y empoderarnos. Tenemos la opción de quejarnos, pero cuando todo esto pase gozaremos de nuevas capacidades y destrezas que sin duda nos convertirán en mejores profesionales y personas. 

Otras columnas de Gino Franceschi Torres

💬Ver 0 comentarios