Jorge Colberg Toro

Tribuna Invitada

Por Jorge Colberg Toro
💬 0

Demagogia contra el ELA

La decisión de la jueza Laura Taylor Swain los trajo de vuelta. Me refiero a esos que todo lo ven dentro del crisol ideológico y que despachan los asuntos de la manera más vaga y superficial: todo es culpa del Estado Libre Asociado. 

Con ese libreto, solo revelan su evidente desconocimiento sobre la forma en que otras jurisdicciones - estados, ciudades, países y conjunto de países - han enfrentado situaciones similares. Veamos:

Grecia, país soberano. Con una deuda ascendente a 350,000 millones de euros, tuvo que aceptar la imposición - no de una - sino de tres juntas establecidas por los países que componen la comunidad europea. La Troika - como se le conoce al conglomerado de instituciones internacionales del Parlamento Europeo, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional - exigió una serie de medidas fuertes de austeridad antipáticas. Finalmente, las medidas de recortes se implementaron después que la Troika paralizó los préstamos internacionales y amenazó a Grecia con expulsarlos de la Eurozona.  

Argentina, país soberano. Con una deuda de $81,000 millones, en 2001 incumplió sus pagos y se negó a someterse a los procesos de mediación. La “deuda soberana” impactaba a 150 firmas con miles de acreedores cuyas transacciones ocurrieron bajo seis monedas diferentes en ocho jurisdicciones distintas. Esto provocó un pleito en el Tribunal Federal del Distrito de Nueva York (si, el mismo de la jueza Taylor) que culminó con la aceptación de Argentina de someterse a un plan de recortes y repago. Eso ocurrió luego de que el juez federal Thomas Griesa cerrara los accesos a los mercados, bloqueando toda transacción con cualquier país dentro de la jurisdicción de los Estados Unidos. Así como lo oye, un estado independiente, cedía ante un tribunal extranjero. 

Ciudad de Nueva York. Con una deuda de $14,000 millones, en 1975, se legisló a nivel estatal una Junta de Control Financiera de siete miembros. Luego de adoptar medidas de austeridad y cuadrar cuatro presupuestos consecutivos, en 1986, la Junta devolvió los poderes al alcalde. Aun así, por los pasados 43 años, la Junta permanece “vigilante” y si se incumplen  métricas fiscales puede retomar el control en cualquier momento.

Detroit, Michigan. Con una deuda ascendente a $18,500 millones, en 1988 se aprobó la ley estatal Núm. 101 que creó el cargo de gerente de emergencia. Este tenía la autoridad de revocar las decisiones de los funcionarios electos y revisar todos los procesos fiscales. En el verano de 2017, por primera vez en sesenta años, la ciudad de Detroit presentaba un presupuesto balanceado por tres años consecutivos y un superávit de $30 millones en reserva. De 1988 al presente, se han nombrado 22 gerentes de emergencia.

California. Para 2003, el estado de California arrastraba un déficit operacional de $20,000 millones y otros $18,000 millones en deudas de bonos y préstamos. El descuadre de los 14 sistemas de retiros diferentes afectaba a dos millones de pensionados. A pesar de tener la delegación congresional más grande con 55 miembros - y todos con votos - no lograron un rescate milagroso del gobierno federal ni una moratoria o condonación de su deuda. En cambio, tuvieron que establecer sus propias medidas que bajaron su déficit en $4,200 millones. 

De hecho, ninguna jurisdicción de Estados Unidos ha podido conseguir una inyección de fondos sin antes ejecutar un plan de ahorros, fiscalización y transparencia. ¿Suena familiar no?

Por eso, la próxima vez que le digan que todo es culpa de una ideología en particular, sepa que cuando se trata de deudas, no hay estatus que se salve.

Otras columnas de Jorge Colberg Toro

viernes, 28 de septiembre de 2018

El presagio de Don Ricardo

El exlegislador Jorge Colberg argumenta que la estadidad no es una opción viable para Puerto Rico y recuerda palabras al respecto del fenecido historiador Ricardo Alegría

lunes, 20 de agosto de 2018

Rebelión popular

El exlegislador Jorge Colberg Toro expresa que la falta de solidaridad, la indisciplina, la intervención de intereses ajenos y la ausencia de un proyecto autonómico creíble y motivador son algunas de las causas del debilitamiento del PPD

💬Ver 0 comentarios