Aida Vergne

Tribuna Invitada

Por Aida Vergne
💬 0

DE MEDIAS Y TRISTEZAS

…entonces, mientras contaba sus penas, vino un granuja y le dijo: -“¡Éjele! No se dice media triste. Se dice medio triste”. -“¿Por qué?”… cuestionó mi “triste y media” lectora. -“Pues porque no se dice así ”. La pregunta quedó sin respuesta. Mire, están choretos los que condenan este uso (generalisadísimo) de la “media oral” (jaja). Y lo realmente triste es que hay quien está más interesado en cómo usted habla que en qué es lo que está diciendo. Relax, que aquí no hay espacio para tristezas, así que le explico con alegría, a usted -y a mi acongojada lectora, el meollo detrás del la media y la tristeza. Hay palabras, como medio, que pueden ser adjetivos o adverbios, dependiendo del contexto. Cuando el truquero medio acompaña a un sustantivo como en medio metro o media libra de cadera, es un adjetivo y tiene que concordar en género y número con el sustantivo. En cambio, (y aquí es que nos sacamos la media, y hasta el pantyhouse de la boca) si acompaña a un adjetivo, como en medio granuja, es adverbio y no tiene que concordar con nada ni nadie. Si medio está con triste, no cambia su forma. Se supone, pues, que se está medio triste y no media triste, aunque usted sea una nena. Aclarado el misterio de la tristeza, la realidad es que muchos hablantes ponen a concordar el adverbio medio como si fuera adjetivo, pues es lo “más natural” gramaticalmente hablando. Mire, no se me ponga triste y menos por el rollo que se forma con palabras que a veces son adjetivos y otras adverbios, ¿okey?. Entonces, ¿medio o media triste? ¡Ninguna! ¡Sonría!

[email protected]

Otras columnas de Aida Vergne

jueves, 28 de junio de 2018

Festín fonético del Mundial

Aida Vergne comenta curiosidades de las lenguas de algunos países que participan en la Copa Mundial de Fútbol 2018

💬Ver 0 comentarios