José Aponte Hernández

Tribuna Invitada

Por José Aponte Hernández
💬 0

Deportes extremos como impulso al turismo

Impulsar el turismo como modelo de desarrollo económico sostenido ha sido una de mis prioridades como miembro de la Asamblea Legislativa. Es vital que promovamos toda actividad turística al máximo de su potencial, pues es precisamente este sector de la economía de Puerto Rico el que mayor espacio de crecimiento tiene. Un área dentro del turismo con más potencial son los parques temáticos donde se practican deportes extremos. 

Los deportes extremos, también llamados deportes de riesgo o deportes de acción o aventura,  son todas aquellas actividades o disciplinas en su mayoría ya existentes, pero que debido a circunstancias especiales o situaciones particulares implícitas como el peligro y la dificultad para realizarlos, se les consideran extremos. Se caracterizan por poseer un alto nivel de peligro y en la mayoría de los casos requieren una gran condición física, además de la cantidad de variables que no pueden ser controladas como alta velocidad, grandes alturas y condiciones climáticas extremas.  Se desarrollan en diversos lugares, y tanto en aire, agua o tierra.

Entre los deportes extremos más populares en el mundo se encuentran el paracaidismo, motocross, bicicleta o BMX, péndulo o bungee, surf, windsurf, buceo, descenso de ríos o rafting, escalada o rapel, excursionismo, gotcha o paintball, skate, bodyboarding, downhill y sliding, paddle board, zipeline o canopy. Todos estos ejercicios se practican, con un alto grado de responsabilidad, en Puerto Rico. Por eso es importante que mercadeemos esto en la nación, así como a nivel internacional.

En Puerto Rico existe una gran diversidad de lugares donde se practican estos deportes. Por ejemplo, existen pistas en Ceiba, Rincón, Juncos y Barceloneta para la práctica de bicicleta o BMX. Por otro lado, las playas de la costa noroeste de la isla son uno de los destinos preferidos para el surf, en las cuales se han celebrado eventos competitivos reconocidos mundialmente. Así mismo, Puerto Rico cuenta con facilidades para la práctica del skate en Ponce, Cabo Rojo, San Germán, Peñuelas, Camuy, Villalba, Arecibo y Carolina. 

El bodyboarding, el downhill y sliding son otros de los deportes para los cuales Puerto Rico ha servido como sede para la celebración de eventos competitivos. De otra parte, Orocovis, Guaynabo, Utuado, Río Grande y Carolina son algunos de los lugares en los cuales se puede practicar el zipeline o canopy. Por último, en Puerto Rico también se realiza el buceo, paracaidismo, gotcha, paddle board, entre otros.

Conscientes del inmenso potencial que tiene este renglón para el turismo, en enero de 2017 radicamos el Proyecto de la Cámara 89, el cual tiene como propósito crear la Ruta del Deporte Extremo de Puerto Rico, adscrita a la Compañía de Turismo, para facilitar así su mercadeo en distintos lugares del mundo. 

Nuestra meta es duplicar en cinco años el número de personas que vienen a Puerto Rico a participar de algunos de estos deportes. Medidas como esta van en esa dirección.

Otras columnas de José Aponte Hernández

💬Ver 0 comentarios