Raymond Pérez

Tinta Boricua

Por Raymond Pérez
💬 0

Dereck Rodríguez: hijo de gato, caza ratón...

En febrero pasado, durante los campos de entrenamiento de los Gigantes de San Francisco en Arizona, los reporteros entrevistaron consistentemente al lanzador derecho Iván Dereck Rodríguez, quien figuró entre los candidatos a ganar el premio de Novato del Año de la Liga Nacional en la pasada temporada de las Mayores.

Rodríguez, de 26 años, fue una sorpresa para los Gigantes en el 2018, tras compilar marca de 6-4 con 2.81 de efectividad. Lanzó 118.1 entradas y ponchó a 89 en 21 partidos en los lo que vio acción —fuera iniciador o relevista— tras debutar el 29 de mayo.

Esa efectividad de 2.81 fue la más baja para un lanzador novato de San Francisco desde la temporada de 1952.

Para su sorpresa, el lanzador de 6’1” notó que, en las entrevistas previo al inicio de la actual temporada, las preguntas relacionadas con su padre ya no eran tan frecuentes, y a veces ni le preguntaban por su ‘viejo’.

Fue así que cayó en cuenta que su actuación del año pasado le estaba abriendo una puerta poco conocida por él, en donde su figura es el eje principal de las preguntas de los medios.

Y es que no es fácil ser hijo de un miembro del Salón de la Fama, como es Iván “Pugde” Rodríguez.

Dereck sabe que el nombre de su papá lo persiguió por años desde que firmó en el sorteo del 2011 con los Mellizos de Minnesota, debutando como un jardinero central en el béisbol organizado.

Su bateo no fue el mejor. En su año de novato en la Gulf Coast League, en 29 juegos y en 90 turnos al bate, bateó .156 y se ponchó 35 veces. Eso sí, siempre tuvo un brazo potente.

Ya para el 2015, jugando con los Indios de Mayagüez en la pelota invernal, y bajo la tutela de Rafy Chávez, Rodríguez comenzó a trabajar como lanzador.

El 6 de noviembre del 2017 se declaró agente libre y el 15 de noviembre firmó con San Francisco. Fue invitado a los campos de entrenamiento y en mayo de 2018 subió a las Mayores.

El pasado sábado, Rodríguez y los Gigantes visitaron el Petco Park para enfrentar a los Padres de San Diego y el boricua ganó el choque tras lanzar cinco entradas. Permitió cuatro hits, le hicieron dos carreras limpias, no dio boletos y ponchó a dos en la victoria de su equipo, 3-2.

Y allí en el Petco Park, entre los 41,899 fanáticos que asistieron al partido, estuvo su padre Pudge, sonriendo y celebrando de lo lindo al ver que su hijo se sigue labrando su propia carrera…

Otras columnas de Raymond Pérez

martes, 21 de mayo de 2019

Un final del BSN que no estaba en el libreto de muchos

Si alguien reclama que el actual torneo del Baloncesto Superior Nacional (BSN) ha sido aburrido y falto de competencia o drama, puedo argumentarle —como seguidor de este baloncesto por muchos años— que se equivoca.

martes, 14 de mayo de 2019

Con buen paso Alex Cora y los Red Sox

Dos jugadores —un boricua y un dominicano— han sido parte vital de la ofensiva que han mostrado los Red Sox de Boston en sus últimos 15 partidos y que los tiene, hasta el pasado domingo, con cinco victorias al hilo, antes de un descanso ayer en su agenda de las Grandes Ligas.

martes, 7 de mayo de 2019

¿Qué es más difícil: 3,000 hits o 3,000 ponches?

Hay una variedad de números icónicos en las Grandes Ligas, de esos que destacan consistencia y rendimiento, y que son punto de partida para tomar en consideración a un jugador sobre si merece estar en el Salón de la Fama de Cooperstown.

martes, 30 de abril de 2019

Toca guerrillear si se quiere ser mejor baloncelista

Días atrás, durante una presentación de su libro Raymond Dalmau: from Harlem a Puerto Rico, le pregunté al exjugador del Equipo Nacional de Baloncesto su opinión sobre la poca presencia de jugadores puertorriqueños en la NBA.

💬Ver 0 comentarios