Carlos Rosa Rosa

Punto de Vista

Por Carlos Rosa Rosa
💬 0

Derek Jeter: un genio del béisbol que merecía la unanimidad

Siempre pensé que el primer jugador en entrar al Salón de la Fama de Béisbol en Cooperstown con el voto unánime iba a ser el jardinero central Ken Griffey, hijo.

Griffey fue un pelotero excepcional con unas habilidades únicas en el juego. Era un jugador completo, con las cinco herramientas: velocidad, poder, brazo, defensa y contacto. Era un pelotero natural. Las lesiones afectaron el final de su carrera y, posiblemente, su elección unánime. Terminó su carrera con 630 jonrones, 1,836 remolcadas y un OPS de .907. Totalizó 10 Guantes de Oro y 13 apariciones al Juego de Estrellas con siete Bates de Plata. A mi entender fue el jugador más completo de su generación.

También estuvo activo en la era de los esteroides y nunca se le vinculó con el uso de estas sustancias.

Y en su primer año de elegibilidad en 2016, Griffey se quedó a tres votos de la unanimidad al recibir 437 de 440 para un 99.32%, el más alto en la historia en aquel momento. 

No fue hasta el 2019 que el panameño Mariano Rivera, de los Yankees de Nueva York, hizo historia al convertirse en el primer jugador en entrar a Cooperstown con el voto unánime. Rivera fue el taponero más dominante en la historia de las Mayores al acumular 652 rescates en 19 temporadas, y, por tal razón, recibió el apoyo de los 425 cronistas que ejercieron sus respectivos votos. Rivera fue el más grande en su posición como relevista y merecía su selección unánime.

El martes fue el esperado turno del eterno capitán de los Yankees, Derek Jeter, y se creyó que le seguiría los pasos a Rivera con una elección unánime. Pero no fue así. Un solo escritor de 397 no le dio el voto a la figura emblemática de los Yankees para formar parte de la Clase 2020, junto al exjardinero Larry Walker. Acumuló un 99.7% de los votos.

La afición del béisbol, especialmente la de los Yankees, está buscando –hasta por debajo de las piedras- quién fue el cronista que no entendió que la figura emblemática del béisbol no debía entrar a Cooperstown en su primer año de elegibilidad.

La Asociación de Cronistas de Béisbol de América solo puede divulgar el voto de uno de sus miembros si el mismo así lo autoriza. Veremos si el cronista tiene los “pantalones” en su sitio para explicar sus razones para no haberle dado el voto a Jeter.

A mi juicio, Jeter tenía que llegar a Cooperstown con el voto unánime. Y su caso es uno diferente. En términos de habilidades, Jeter no fue el campocorto más defensivo ni ofensivo de su generación. Solo ganó cinco Guantes de Oro y cinco Bates de Plata en 16 temporadas, por ejemplo. Pero impactó el juego de otra manera y también se mantuvo alejado del tema de esteroides, todo lo contrario a Alex Rodríguez. Jeter fue un ganador con los Yankees y aportó con su guante, bate e inteligencia a los cinco títulos conquistados en su carrera. Fue un genio dentro del diamante. Su IQ estuvo muy por encima del promedio.

Fue un líder dentro del terreno y su comportamiento fuera del parque fue digno de admirar. Fue un ejemplo a seguir. Además de que arribó a los 3,000 hits y finalizó con promedio por encima de los .300 en su carrera, cifras muy relevantes para ser un inmortal en Cooperstown.

Jeter representó mucho para el béisbol. Fue la cara de este deporte por mucho tiempo. Su aportación fue más allá de lo que hizo en el campo de juego y fue una figura muy respetada por todos los sectores del béisbol. Dejó un gran legado, muy difícil de alcanzar. Hasta sus contrarios lo honraron en su retiro en 2014. 

Jeter, con su imagen, trascendió el béisbol como ningún otro jugador de su generación. Por eso, entiendo que tenía todos los méritos para entrar con el voto unánime al Salón de Inmortales.


Otras columnas de Carlos Rosa Rosa

viernes, 21 de febrero de 2020

Equipo nacional ante el reto del relevo generacional

Hay que poner en vitrina el talento joven en competencias regionales o continentales, tal y como sucedió en Lima 2019, pero como parte de una buena planificación, plantea Carlos Rosa Rosa

viernes, 14 de febrero de 2020

La “guerra” silenciosa

Tengo la impresión de que la relación entre las principales líderes del deporte en el país no está ni cerca de ser una como la del pitcher y cátcher, escribe Carlos Rosa Rosa

viernes, 17 de enero de 2020

Sacudida en un abrir y cerrar de ojos

Esta semana pasará a la historia como una de las más oscuras en la historia del béisbol puertorriqueño, plantea Carlos Rosa Rosa

viernes, 10 de enero de 2020

El silencio de John Holland

Carlos Rosa expresa que la Federación debe mantener algún tipo de castigo contra el escolta

💬Ver 0 comentarios