Noel Algarín Martínez
💬 0

De rodillas

La NFL vuelve a ser tema de debate en Estados Unidos luego que los dueños de equipo aprobaran la pasada semana una regla que estipula que los jugadores deben permanecer de pie mientras suena el himno de Estados Unidos o, de no estar de aucerdo, tienen la opción de quedarse en el camerino. Si un futbolista incumple la regla, el equipo al que pertenece será multado por la liga.

La norma busca evitar que los jugadores sigan adelante con la protesta silenciosa que inició el entonces quarterback de los 49ers de San Francisco, Colin Kaepernick, en la temporada 2016-17, quien primero permanecía sentado y luego se agachaba y colocaba una rodilla en el suelo cada vez que sonaba el himno estadounidense para denunciar la opresión, violencia y asesinato de ciudadanos negros por parte de la policía, así como la desigualdad racial en el país. Aunque Kaepernick no tiene contrato en la NFL, otros jugadores han seguido su ejemplo.

Las respuestas a la nueva regla no se hicieron esperar, entre ellas la del presidente Donald Trump, quien aplaudió la medida y dijo que aquellos jugadores que se arrodillan durante el himno no deberían vivir en Estados Unidos. Por otra parte, futbolistas y grupos que defienden los derechos civiles han señalado que el nuevo reglamento viola la libertad de expresión y los principios básicos de democracia.

Otros, como Steve Kerr, dirigente de los Warriors de Golden State en la NBA, fueron más lejos y tildaron de “idiota” la nueva política de la NFL, pues “básicamente están tratando de usar el himno como una especie de patriotismo falso, de nacionalismo y asustando a la gente”.

Si alguien conoce sobre patrioterismo y nacionalismo extremo es Kerr, cuyo padre, un académico y rector de la Universidad Americana de Beirut, fue asesinado en 1984 en un pasillo de la institución en un atentado que se atribuyó el grupo Guerra Santa Islámica. Lejos de llenarle de odio y radicalizar sus posturas, el asesinato de su padre sirvió a Kerr para reivindicar el respeto de valores democráticos como la libertad de expresión y la tolerancia hacia el prójimo.

Es curioso, más que irrespetuoso, el modo de protestar elegido por los jugadores me parece templado. Colocarse de rodillas de forma voluntaria ante alguien o ante algo, es señal de reverencia, respeto y reconocimiento. Pudieron elegir métodos mucho más llamativos o estridentes, pero los atletas eligieron colocar una rodilla en el césped y exigir un verdadero trato igual para todos.

Al final del día, más que la forma en que se protesta, lo importante es la razón por la que se protesta. La NFL puede conseguir que sus atletas se pongan de pie, pero no los puede callar. Los futbolistas tienen toda la atención de los medios de comunicación sobre ellos y es esa plataforma a la que no pueden renunciar si quieren concienciar sobre el racismo y la brutalidad policiaca para llevar un mensaje que contribuya a impulsar un verdadero cambio en la sociedad estadounidense.

Otras columnas de Noel Algarín Martínez

domingo, 7 de octubre de 2018

El mundo actual en el espejo de México 68

A 50 años de las Olimpiadas de México, es propicio repasar el contexto histórico en que se dieron los Juegos y trazar paralelismos con el presente.

sábado, 6 de octubre de 2018

Una vida nueva después de María

El periodista Noel Algarín Martínez comparte una emotiva vivencia familiar justo tras el paso del huracán María

domingo, 30 de septiembre de 2018

A 11 triunfos de la gloria

Alex Cora ya logró una de las campañas regulares más exitosas en la historia de las Grandes Ligas, ahora le toca replicar la fórmula en los playoffs.

💬Ver 0 comentarios