Mariel González Mendoza

Desde la Diáspora

Por Mariel González Mendoza
💬 0

Desenfreno

En estos días pregunté al menor de mis hijos qué celebramos en Navidad y no vaciló en responder: “En Navidad celebramos el nacimiento del Niño Jesús”. Acto seguido, le pregunté qué significado tuvo para la humanidad tal acontecimiento. De inmediato contestó que para los creyentes significó la llegada del salvador del mundo.

Luego le cuestioné por qué necesitábamos ser salvados y con mucha seguridad me respondió que necesitábamos ser salvados del pecado.

Sus respuestas me conmovieron pues, a pesar de que me da gusto que mi niño conozca a su corta edad el verdadero significado de la Navidad, sé que por el resto de sus días estará expuesto al significado tergiversado que nuestra sociedad le da a tan importante celebración cristiana, y probablemente en algún momento se cuestionará el significado de la misma.

Solo tenemos que mirarnos y mirar a nuestro alrededor para darnos cuenta de que muchos caemos en la trampa del materialismo, consumismo, gasto desmedido, glotonería o ansiedad que la llegada de la Navidad provoca en muchos de nosotros. Tanto las campañas publicitarias como la misma cultura nos hacen creer que tenemos que consumir ciertos productos o seguir ciertas tradiciones para sentir el espíritu de la Navidad.

De niños crecemos con la idea de que la Navidad es equivalente a regalos y a la llegada de Santa Claus y los Reyes Magos. Muchas de las decoraciones navideñas olvidan incluir a la figura principal: el Niño Jesús. De adultos continuamos perpetuando la misma visión distorsionada de la Navidad y sufrimos las consecuencias del desenfreno.

En el periodo navideño, más de uno de mis pacientes experimenta un descontrol de condiciones crónicas como alta presión, colesterol, diabetes, obesidad, ansiedad y depresión, entre otras, debido al consumo excesivo de alcohol y alimentos con alto contenido de sal, azúcar y grasas saturadas, además del estrés que provoca el ajetreo y los gastos asociados con la época.

Es hora de que nos replanteemos el verdadero significado de la Navidad y nos preguntemos si en realidad necesitamos caer en el exceso para sentir el espíritu navideño.

Otras columnas de Mariel González Mendoza

miércoles, 25 de julio de 2018

Primer viaje a la isla

La doctora Mariel González Mendoza expresa que es deber de los boricuas residentes fuera de la isla, promover a Puerto Rico como destino turístico

miércoles, 27 de junio de 2018

Plátano unificador

Desde la diáspora, la doctora Mariel González argumenta sobre los beneficios nutricionales del plátano y comenta la experiencia de degustación reciente por parte de comensales estadounidenses

viernes, 25 de mayo de 2018

Tiroteo en las aulas

La doctora Mariel González comenta sobre el tiroteo en un plantel de Texas y el impacto de la frecuencia de estos ataques en los alumnos estadounidenses

💬Ver 0 comentarios